martes, 21 de febrero de 2017

DEBATE DE CANDIDATOS DEL PLN DEMAGOGIA INSUSTANCIAL Y SILENCIO SOBRE LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES


Humberto Vargas Carbonell
Cuando utilizo eso que llaman “control” para buscar algo interesante en el televisor, mi nieta me dice que estoy escarbando programas. Fue así como encontré un debate de los cuatro precandidatos del PLN , patrocinado por ULACIT y transmitido por canal 43. Dejé el control y los escuché. Todo exactamente igual que en campañas anteriores; lo  mismo de siempre, con muy pocas e insustanciales variantes. Podría hacer muchos comentarios pero, al menos por ahora, lo considero intrascendente.
El principal ausente fue el pueblo trabajador, los habitantes de los tugurios y los campesinos que si no se pueden considerar pobres es porque ya están definitivamente arruinados.
A los desocupados les ofrecen eso que llaman                 “empredurismo” que es el manto con que cubren la tragedia de los jóvenes que no encuentran trabajo.
En todos los países se repite la vieja retórica de una burguesía cuya estancada  inteligencia se quedó varada en la demagogia, el engaño, la falsedad.
Se les olvidó la corrupción, los apetitos desmedidos de una burguesía apátrida, improductiva, delincuente y evasora de sus obligaciones tributarias. No iban a hablar mal de sí mismos.
La tragedia humana de los pobres se hace cada día más grandes pero estos candidatos no tienen ojos para mirar sus penas ni oídos para escuchar sus quejas.
Ahora le dan demagogia y después represión.
Lo más grave, discurren ignorando que son ellos mismos los que mantienen a nuestra sociedad prisionera del neoliberalismo. El neoliberalismo es el enemigo principal del pueblo trabajador y la principal “quinta columna” traidora es precisamente el Partido Liberación Nacional.
Los principales instrumentos jurídicos del neoliberalismo han sido impuestos por ese partido. Los Programas de Ajuste Estructural convenidos con el Fondo Monetario Internacional fueron aprobados por gobiernos del PLN. El primero en el Gobierno de Luis Albero Monge, el segundo, en el Gobierno de Oscar Arias y el tercero cuando José María Figueres estaba vegetando en la Casa Presidencia.
Para culminar la infame tarea Oscar Arias impuso el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.
No se puede decir que sean iguales, unos son peores que otros, mas todos igualmente nefastos para el futuro del pueblo y de la patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario