sábado, 26 de noviembre de 2016

DISCIPLINA, LEALTAD Y CORAJE.

La evocación de los sueños de libertad que zarparon desde las aguas del río Tuxpan para trazar la senda hacia el triunfo definitivo, luchar y vencer, ser libres o mártires, encontró espacio merecido este viernes en la gala cultural por el aniversario 60 del desembarco del yate Granma y día de las FAR, en el Teatro Karl Marx
La evocación de los sueños de libertad que zarparon desde las aguas del río Tuxpan para trazar la senda hacia el triunfo definitivo, luchar y vencer, ser libres o mártires, encontró espacio merecido este viernes en la gala cultural por el aniversario 60 del desembarco del yate Granma y día de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), en el Teatro Karl Marx.
Fueron la música y el baile los encargados de hilvanar los hilos de la historia, en un espectáculo presidido por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; los comandantes de la Revolución Guillermo García Frías y Ramiro Valdés Menéndez; el general de cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y otros miembros del Buró Político y el Consejo de Estado y de Ministros.
Igual de enérgicas que en aquella travesía se escucharon las notas del Himno Nacional, mientras ondeaban las banderas cubana y la de Carlos Manuel de Céspedes, al iniciar la gala que protagonizó el ballet Lizt Alfonso, acompañado de las voces de Laritza Bacallao, Bea­triz Márquez, Omara Portuondo y Niurka Reyes, y que simbolizaron desde las primeras luchas por la independencia de Cuba, la Sie­rra Maestra y las Milicias de Tropas Terri­to­riales, hasta los enfrentamientos estudiantiles contra la tiranía batistiana y el desembarco por Las Coloradas.
Un momento especial tuvo lugar para aquellos con más de cinco décadas en las FAR, como el coronel de la reserva Juan Marino Fuentes Calzado. En declaraciones a Granma minutos antes de la gala, admitió que solo lleva «como gloria personal de sus años de servicio, el honor de haber sido soldado incondicional de Fidel y Raúl».
Al definir en pocas palabras lo que significan las FAR y el desembarco del yate Granma, Fuentes Calzado habló de «disciplina, lealtad y coraje». Los jóvenes —afirmó convencido— sabrán llevar adelante la misión de defender la Patria.
De ese espíritu estaba impregnada también la joven guardiamarina Lerys Laura Pérez Dor­ta, estudiante de la Academia Naval Gran­ma Orden Antonio Maceo, para quien el gran reto de la juventud «es el trabajo político-ideológico y la preparación. Es un honor para mí encontrarme aquí hoy junto a los protagonistas de la gesta del 2 de diciembre de 1956».
Por su parte, para el Héroe de la República de Cuba y general de brigada Arnaldo Tamayo, las FAR son herederas de los mambises, y significan una continuidad de la lucha revolucionaria del pueblo cubano. Muchos han sido los acontecimientos trascendentales de la Revolución que ha protagonizado en estos 60 años, expresó.
Asistieron a la gala, además, expedicionarios y moncadistas; el cuerpo diplomático militar acreditado en Cuba; jefes y oficiales de las FAR y el Minint; una representación de las fuerzas que participarán en el desfile militar del próximo 2 de diciembre; dirigentes de las organizaciones políticas y de masas; y miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario