viernes, 14 de octubre de 2016

UNA NOTA SOBRE ESTADOS UNIDOS: DEBATES SIN SENTIDO Y SIN SUSTANCIA.

Humberto Vargas Carbonell.

He seguido—seguramente  por deformación profesional—los  debates en que se enfrentan los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos. En verdad se trata de una controversia electoral insustancial, como si la sociedad norteamericana no tuviera problemas que reclamen una solución urgente.

A ratos daba la impresión de que estaban en el estrado, de un lado, un odioso y del otro, una hipócrita.
Con toda seguridad ambos son personas inteligentes, pero la lógica del marketing electoral los obliga a comportarse como idiotas.
La conclusión es que la verdad y el raciocinio son enemigos de las aspiraciones electorales en el capitalismo decadente. Donde la verdad se sustituye por la demagogia y por lo irracional se acaba la democracia. Esa es única conclusión plausible.
Del primer debate se  dice que lo ganó la señora Clinton aunque lo más “importante” y lo que la prensa destacó fue una relación impropia y grosera de Trump con la señora Alicia Machado, quien fue Miss Universo.
Obviamente la patanería del candidato republicano es un rasgo infamante pero de eso no depende el futuro del pueblo de los Estados Unidos. Así es que una inaceptable grosería resultó ser el factor decisorio entre quienes se disputan la Presidencia. Pero los grandes retos para ese país estuvieron ausentes.
En el segundo debate la calidad bajó a niveles de inmoralidad. Fue un debate no apto para menores.
Vean. La señora Clinton convirtió en su arma principal una grabación de hace once años en que Trump exhibe su vulgaridad y obscenidad. Sus calificativos en relación con una mujer son irrepetibles. Como decimos por acá, sus palabras son una cochinada, es decir Trump es un cochino.
La revancha contra la candidata fue igualmente obscena. Trump se dedicó a exhibir la conducta sexual del expresidente Clinton para pelearse con su esposa. Invitó a algunas damas que en algún momento fueron amantes del expresidente; por razones desconocidas excluyó a la señorita Lewinsky.
No me extenderé sobre estos problemas porque no me interesan, aunque los he citado con el propósito de poner en evidencia la liviandad intelectual de  las campañas electorales.
Alertemos el espíritu crítico para enjuiciar estas campañas. Las ideas, las biografías y los buenos propósitos están ausentes. ¿Qué queda para los electores? Nada positivo. La campaña es una danza de los millones dólares y los grandes millonarios son los directores de la orquesta. Ellos dirán como bailará Clinton y con cual ritmo se moverá Trump.
Una campaña de este tipo es una mascarada “democrática”. Un baile de disfraces. Los electores se limitarán a pegar gritos y aplaudir, hasta ahí llegan sus derechos.
Esto ocurre en muchos países y también en Costa Rica.
Es así como burdos y confesos delincuentes pretenden ser gobernantes.
Esto ocurre por todo el orbe y también en Costa Rica.
Me parece que esta pequeña nota no puede cerrarse sin unas frases sobre Bernie Sanders, quien se presentó en la disputa por la candidatura demócrata. Logró generar un importante movimiento, sobre todo de jóvenes alrededor de sus propuestas progresistas. Si sus ideas llegaran a concretarse se podría abrir un periodo de cambios en Estados Unidos.
Sanders fue derrotado por Clinton. El movimiento que el forjó podría dar lugar a una lucha progresista capaz de atenuar la brutalidad del imperialismo yanqui.  Es una hipótesis de difícil concreción en las condiciones políticas impuestas por el imperialismo.
El Partido Verde tiene como candidata a Jill Stein. Es un partido luchador en todo lo relativo a la defensa del medio ambiente y otras causas progresistas.
El Partido Libertario también tiene un candidato, se llama Gary Johnson. Se dio a conocer porque en una entrevista, cuando mencionaron a la ciudad mártir de Siria, Alepo,  creyó que le hablaban de una sigla comercial. No logro explicarme cómo un candidato a la Presidencia en Estados Unidos pueda ser tan ignorante.
La conclusión es que este candidato ni lee los periódicos y tampoco ha leído a Shakespeare.
En el momento más dramático de la tragedia Otelo;  cuando Otelo se suicida ante el cadáver de Desdémona, dice: “pintadme así, y agregad que una vez en Alepo, donde un malicioso turco en turbante golpeaba a un veneciano e insultaba a la República, agarré de la garganta al perro circunciso y dile muerte…¡así! De esa manera se suicidó.
Siglos antes ya Alepo era una ciudad importante y el candidato lo ignora hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario