viernes, 2 de septiembre de 2016

SE REALIZARÁ UN IMPORTANTE REUNIÓN DE COMPAÑEROS DEL PARTIDO VANGUARDIA POPULAR. CREEMOS QUE ES MUY IMPORTANTE QUE LOS PARTICIPANTES Y OTROS COMPAÑEROS LEAN CON ATENCIÓN UNAS POCAS LÍNEAS DE UN DISCURSO DEL COMPAÑERO FIDEL CASTRO. CADA PALABRA DE FIDEL TIENE EL AVAL DE SU PROPIA VIDA, QUE FUE SIEMPRE VIDA EN LUCHA POR EL BIENESTAR Y LA JUSTICIA PARA EL PUEBLO CUBANO Y PARA TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO.


La siguiente nota fue escrita por nuestro líder Humberto Vargas Carbonell. pocas horas antes de la Asamblea General de nuestro partido.

EL 13 DE AGOSTO EL HEROE LATINOAMERICANO, MAESTRO QUE NOS HA ENSEÑADO A SER FIELES A LOS IDEALES Y A NO DESMAYAR EN LA BÚSQUEDA DE UN MUNDO DE IGUALDAD, SIN PRESENCIAS IMPERIALES, SIN EXPLOTACIÓN, SIN OPRESIÓN, CUMPLIÓ 90 AÑOS.
FORTALECIENDO NUESTRAS PROPIAS CONVICCIONES RENDIMOS NUESTRO HUMILDE PERO SINCERO Y PROFUNDO HOMENAJE A FIDEL, EL IMPRESCINDIBLE.

Y nosotros creemos que es necesario que las ideas revolucionarias prevalezcan.  Si las ideas revolucionarias son derrotadas la revolución en América Latina estaría perdida o se dilataría indefinidamente.  Las ideas pueden acelerar un proceso, como pueden retrasar considerablemente un proceso.
Y nosotros entendemos que es necesario el cumplimiento de un requisito, que es el triunfo de las ideas revolucionarias en las masas, no en todas las masas sino en una parte suficientemente amplia.
Esto no quiere decir que la acción deba esperar el triunfo de las ideas.  Este es uno de los puntos esenciales de la cuestión:  los que creen que es necesario primero que las ideas triunfen en las masas antes de iniciar la acción, y los que comprenden que precisamente la acción es uno de los más eficaces instrumentos de hacer triunfar las ideas en las masas.
Quienquiera que se detenga a esperar que las ideas triunfen primero en las masas, de manera mayoritaria, para iniciar la acción revolucionaria, no será jamás revolucionario.  Porque, ¿en qué se diferencia ese revolucionario de un latifundista, de un burgués acaudalado?  ¡En nada!
Claro está que la humanidad cambiará, claro está que la sociedad humana seguirá desarrollándose, a pesar de los hombres y los errores de los hombres.  Pero esa no es una actitud de revolucionario.
Si nosotros hubiésemos tenido esa concepción jamás habríamos iniciado un proceso revolucionario.  Bastó que las ideas tuviesen fuerza en un número suficiente de hombres para iniciar la acción revolucionaria; y, a través de la acción, las masas fueron adquiriendo esas ideas, y las masas fueron adquiriendo esa conciencia.
Es evidente que en América Latina ya hay en muchos sitios un número de hombres convencidos de esas ideas y que han iniciado la acción revolucionaria.  Y lo que distingue al revolucionario verdadero del falso revolucionario es precisamente esto:  el uno actúa para arrastrar a las masas, el otro espera porque las masas tengan todas ya una conciencia para empezar a actuar.

Y hay una serie de principios que nadie piense que serán aceptados sin discusión, pero que son verdades esenciales aprobados por la mayoría, con reservas de algunos.  Esa bizantina discusión acerca de los medios de lucha y los caminos, si pacíficos o no pacíficos, si armados o si no armados.   La esencia de esa discusión, que llamamos bizantina, porque es la discusión entre dos sordomudos, porque es lo que diferencia a los que quieren impulsar la Revolución y a los que no la quieren impulsar, los que quieren frenarla y los que quieren impulsarla.  ¡Nadie se llame a engaños!

No hay comentarios:

Publicar un comentario