lunes, 8 de agosto de 2016

A LOS CAMARADAS DEL PARTIDO VANGUARDIA POPULAR
La Comisión Ejecutiva acordó convocar una reunión nacional para la discusión y resolución sobre problemas de especial importancia para nuestra lucha.
Esta reunión se realizará en la sede del Comité Central, en Zapote.
Se propone tratar los siguientes temas:

1.- Revisión y aprobación de las bases de un programa de lucha sobre los problemas más urgentes de la clase obrera, de todos los trabajadores y de todo el pueblo. Para este propósito examinaremos las cuestiones relacionadas con la actual coyuntura política, económica, social y cultural.

2.- Problemas de organización de las filas del PVP. Sobre ambos temas  se entregará una base de discusión elaborado por una comisión del Comité Ejecutivo.

La reunión se iniciará el sábado 20 de agosto a las 13 horas.

La Comisión Ejecutiva pide a los compañeros y organismos hacer un esfuerzo para el autofinanciamientos de las delegaciones. Los compañeros que no tienen que hacer erogaciones especiales en  transporte les solicitamos una cuota especial para cubrir los gastos de los compañeros de las regiones más lejanas.

Solicitamos también  ayuda económica a los simpatizantes y amigos del partido.

También pedimos incluir jóvenes en la delegación para hacer en paralelo una reunión de la JVC sobre problemas de organización.

Saludos revolucionarios,
30 de julio del 2016

Humberto Vargas Carbonell

LOS ESPERAMOS POR NUESTRA PATRIA

sábado, 6 de agosto de 2016

UNA NOTA SOBRE LA CANCELACIÓN DE LA CREDENCIAL A 28 DIPUTADOS NICARAGÜENSES Y EL CASO DE LA VALIENTE Y HONESTA DIPUTADA LIGIA FALLAS.

Humberto Vargas Carbonell
La prensa ha publicado, con el sello escandaloso  que siempre acompaña toda información sobre la política nicaragüense, que le fueron canceladas sus credenciales a 28 diputados del Partido Liberal Independiente.
Se alega que estos diputados se apartaron del partido que los eligió;   1º me pareció que esa no era razón suficiente para tomar la decisión que se atribuye a Daniel Ortega, Presidente de la República.
La decisión no fue del Presidente Ortega, sino del organismo que dirige los procesos electorales y a petición de la Dirección del Partido Liberal Independiente. Tendrán que ser sustituidos por los suplentes igualmente elegidos por el pueblo.
En este momento en ese país se discute la “legitimidad” de la Dirección Nacional de ese partido.
Es un asunto que incumbe solo a los nicaragüenses, puesto que  igual que aquí las decisiones de los organismos electorales solamente pueden ser valoradas políticamente por nuestro pueblo.
Era obligatorio buscar en su Constitución el fundamente jurídico de esa actuación, tanto del organismo electoral como de la Asamblea de Nicaragua.
Así se llegó al artículo 131 de la Constitución de Nicaragua que en su segundo párrafo dice lo que sigue: “Los funcionarios electos mediante el sufragio universal por listas cerradas propuestas por partidos políticos, que se cambien de opción electoral en el ejercicio de su cargo, contraviniendo el mandato del pueblo elector expresado en las urnas, perderán su condición de electo debiendo asumir el escaño su suplente”.
Desde la óptica política costarricense  parece que la  reforma constitucional transcrita es errónea, puesto que al diputado no se le debe vincular de  tal manera a un partido político que se menoscabe absolutamente su libertad de pensar. Pueden presentarse dos hipótesis: una, que el diputado cambie sus opiniones sobre los asuntos en que deba actuar y otra, que sea el partido el que traicione los postulados que fueron presentados ante los electores.
En el primer caso quien debe tomar medidas disciplinarias es el partido sin solicitar la intervención de un organismo estatal y en el otro, obviamente, el partido no puede obligar a un diputado a traicionar los principios y proposiciones hechas al pueblo durante el proceso electoral.
Desde el ángulo de los intereses populares estas fluctuaciones ideológicas y políticas pueden operar positiva o negativamente.
La norma de la Constitución de Nicaragua responde a la tendencia a reforzar el papel de los partidos en los procesos políticos y principalmente en los órganos multipartidistas.
Esta misma tendencia se manifiesta en nuestro país. Hasta no hace mucho los diputados que se separaban de una tendencia política se constituían por ese simple hecho en una “una fracción independiente”, ahora no es así. El rol del diputado no se ejerce,  como dice la Constitución Política, a través de un cuerpo colectivo llamado “fracción parlamentaria”. La figura de “fracción” no aparece en ninguna norma constitucional, sin embargo el diputado que se separa del partido  sufre  una sanción que lo priva de derechos fundamentales. Por ejemplo no puede participar en “reuniones de jefes de fracción” y  además pierde el derecho a intervenir en el llamado “capítulo de control político”.
Si un diputado es electo por un partido que no eligió a ninguno otro, el solo constituye una “fracción”. El diputado que se separa de un colectivo, según las normas de hoy, no puede constituir una “fracción”. Así es que en la representación unipersonal unos tienen tantas facultades como los demás, pero no así el que se separa en razón de contradicciones políticas o ideológicas.
Tal es caso de la diputada Ligia Fallas. Fue electa por el Partido Frente Amplio y ha entrado en conflicto con la dirección de esa organización. Ha manifestado la intención de separarse de esa “fracción” porque una parte importante de sus integrantes han abandonado los principios expresados durante la campaña electoral. No puede hacerlo sin que se le cercenen derechos inherentes a su condición de representante popular.
La diputada Fallas es una valiente y honesta luchadora social, servidora genuina de las aspiraciones populares, una auténtica demócrata, pero obligada a estar donde no quiere por absurdas normas, evidentemente inconstitucionales.

OPNIS SURCAN CIELOS LATINOAMERICANO-CARIBEÑOS

Adalid Contreras Baspineiro
"LA  SENSACIÓN  DE  CUMPLIR  CON  EL  MÁS  SAGRADO  DE  LOS  DEBERES,  LUCHAR  CONTRA  EL  IMPERIALISMO  DONDEQUIERA  QUE  ESTÉ" CHE


Podrían, pero no son OVNIS

Una colaboración de  Rouse Moarels

ALAI AMLATINA, 04/08/2016.- OPNIS u Objetos Políticos No Identificados, es una sigla acuñada por Denis-Constant Martin para significar las expresiones mediante códigos simbólicos y lenguaje político por parte de los poderes y los partidos que encapsulan sus ejercicios en recipientes de cristal desde donde ven y se los ve, lejanos... y misteriosos.

Por estos sentidos que le calzan como anillo al dedo, el apelativo de OPNIS se suele emplear para caracterizar los esquemas de integración, espacios de ejercicio permanente de un poder concertado que nos ve y lo vemos, lejano, en recipientes que los han atrapado tradicionalmente en el “mundo vip” de las relaciones internacionales. Ciertamente, los OPNIS, digo los esquemas de integración del continente, pese a los esfuerzos que hacen para visibilizarse y apropiarse, para la mayoría de los ciudadanos de a pie pertenecen todavía al mundo de las “rarezas”. ¿Por qué? Entre otras razones porque no operan hacia adentro de las dinámicas nacionales, es decir que no se hacen parte del día a día de los aconteceres nacionales, dado que su espacio de realización está más bien en el de las representaciones diplomáticas, fronteras para afuera.

Los OPNIS, demás está decirlo, tienen en el desarrollo latinoamericano una importancia fundamental, mucho más significativa de la que se le presume, al punto que no sería errado afirmar que no es posible conceptualizar el desarrollo de los países de la región, ni del continente, sin reconocer los roles que juegan los llamados sistemas, o bloques, o esquemas de integración regional y subregional. Y más certera aún la afirmación que no existe un futuro posible para América Latina y el Caribe sin integración.

Si la diversidad característica del continente permitiera hablar de la existencia de una formación social latinoamericana-caribeña, ésta no podría caracterizarse ni en su pasado ni en su presente ni en su futuro, sin definir el papel político-económico articulador que juegan en su estructuración esquemas de integración territorial como la CAN, MERCOSUR, SICA, CARICOM, UNASUR y CELAC; o sistemas de cooperación supra-territorial como OTCA, Alianza del Pacífico o ALBA; y también entidades continentales articuladoras de idearios comunes como es ALADI en el ámbito del comercio.

Multi-OPNIS El regionalismo latinoamericano es profuso y complejo tanto porque para una inmersión en él es necesario respirar desde el manejo de las siglas de los diferentes esquemas y sistemas que lo componen conviviendo en su diversidad; cuanto porque para entenderlo es preciso un juego de articulación entre las dinámicas que imprimen las políticas nacionales en proyectos comunes y los movimientos de las políticas continentales que marcan los límites y posibilidades de los desarrollos nacionales y los integracionistas. Además, siendo los OPNIS productos y productores de procesos políticos, tienen que explicarse, necesariamente, en sus cambiantes contextos históricos.

Si consideramos el contexto continental actual, cuyas características se corresponden –además- con el contexto global, mundial, y cuya combinación incide en las posibilidades e imposibilidades integracionistas, debemos mencionar como uno de los elementos característicos de estos tiempos el de la multipolaridad, dimensión por la que el mundo se abre a la posibilidad de una multiplicidad de relaciones bilaterales entre países o entre estos y sistemas de integración de los cinco continentes. Estas relaciones, reforzadas por la reivindicación de las decisiones nacionales soberanas, pueden realizarse –y se realizan- sin la obligatoria mediación de los esquemas integracionistas. Los Tratados de Libre Comercio (TLCs) y el Convenio Multipartes entre la Unión Europea, Colombia y Perú, son una clara expresión de esta característica: se mueven en relaciones bilaterales que no solo saltan por encima sino que para legitimarse incluso desgarran las institucionalidades integracionistas, obligándolas a flexibilizaciones en su acumulado normativo para admitir relaciones nacionales individuales con terceros.

OPNIS soberanos Podríamos afirmar que el mundo, que necesita más que nunca de procesos convergentes entre países, paradójicamente se ha vuelto permisivo a las soberanías nacionales  que son un producto de la afirmación nacional en decisiones propias y autónomas respecto a las condicionalidades de los poderes mundiales. Esto sin duda es enaltecedor para nuestros países, pero debe tener un procesamiento especial en su relación con los OPNIS, porque su operatividad conlleva un aligeramiento de las iniciativas de integración profunda para dar paso a visiones de la integración en su dimensión de pactos pragmáticos dirigidos especialmente a reforzar los desarrollos nacionales endógenos, minimizando así el rol de representación colectiva en las relaciones con terceros. En las estructuras institucionales los esquemas intergubernamentales se sobreponen a los supranacionales y los “brexits” sugieren transiciones desde las pertenencias hacia las ausencias, o desde los pactos integracionistas hacia pretendidas autosuficiencias nacionales.

A la imagen y medida de las posibilidades de cada país, las soberanías nacionales han sido la forma de respuesta de nuestros Estados a las vulnerabilidades que se generan por los impactos de la crisis internacional. Las distintas fórmulas aplicadas en el continente han permitido construir importantes escudos de resistencia y, en algunos casos, ponderables niveles de crecimiento y desarrollo de políticas sociales y ambientales. Hizo falta mayor integración para adoquinar con sostenibilidad el camino de la prosperidad y del Vivir Bien/Buen Vivir.

Como se sabe, el mercado internacional energiza su maquinaria para la eternización de nuestra condición de exportadores de materias primas y, en consonancia, los poderes internacionales presionan política y financieramente para una reprimarización de nuestras economías.  Aun así, nuestros países han logrado meritorios avances en la reducción de la pobreza y algunos han logrado sentar las bases para el cambio de sus matrices productivas y energéticas. Estas inéditas políticas inclusivas se han sabido reflejar en los esquemas integracionistas configurando un beneficioso cambio de paradigma, que gira de un regionalismo abierto estrictamente comercial a otro de integración integral, de carácter multitemático y multidimensional con atención de políticas convergentes en el ámbito social, cultural, ambiental y político. Estos esquemas han permitido además, como nunca, inaugurar la búsqueda creativa de formas de participación de los pueblos y las organizaciones ciudadanas en la integración.   

OPNIS heterodoxos  Por décadas, las pertenencias de los países de la región a los sistemas de integración se han movido en fidelidades de pertenencia a un solo esquema, dándose por ejemplo que un país miembro de la CAN no puede serlo al mismo tiempo del MERCOSUR o viceversa, salvo como país asociado. En nuestros tiempos, las militancias integracionistas se han abierto en un abanico de bifurcaciones que hacen posible la doble o la triple o la multipertenencia en esquemas naturalizados por su vecindad territorial y/o en sistemas de convergencia temática, sectorial o ideológica. Es así por ejemplo que el Estado Plurinacional de Bolivia está legitimando su pertenencia a MERCOSUR sin dejar de pertenecer a la CAN, a pesar de ser dos uniones aduaneras distintas. En otros ámbitos, países miembros de ALBA son observadores de la Alianza del Pacífico, o países suramericanos se asocian a los esquemas centroamericanos y caribeños, o a la inversa.

¿Es esto bueno o malo?, ¿fortalece o debilita la integración? Pienso que los juicios no deben hacerse desde la perspectiva de la calificación o la descalificación, sino desde el reconocimiento que éstas son las formas que nuestro continente se está dotando para labrar su trabajosa convergencia. No olvidemos que somos un continente que nace a la vida republicana fragmentado; que las guerras independentistas no lograron forjar una sola gran nación; y que no es sino hasta entrado este siglo que los esfuerzos de unidad y de visualización de la Patria Grande son más evidentes, especialmente con la creación de UNASUR y la CELAC, sistemas que están tercamente formando un espíritu de reconocimiento y pertenencia a una ciudadanía suramericana y latinoamericana-caribeña agregada a las identidades nacionales.

¿Para dónde vuelan los OPNIS?  Hoy por hoy, el péndulo de la historia se inclina hacia el manejo de los poderes por las corrientes conservadoras, que en su afán por construir hegemonía asumen los procesos integracionistas con concepciones tradicionales que los encasillan en fines y acciones estrictamente comerciales con facilitaciones regionales de conveniencia mutua en políticas arancelarias, zonas de libre comercio, mercados comunes y uniones aduaneras. Para el regionalismo latinoamericano-caribeño, que había ganado en una tipología integral, este proceso conservador es inercial y de retorno no solo a un modelo aperturista que a pesar de sus fracasos sigue creyendo en las bondades del progreso y del crecimiento para el “chorreo” de excedentes, sino también porque la univocidad de este discurso tiende a secundarizar la existencia de otras cosmovisiones y políticas de Estado que habían amoblado las salas de decisiones con un espíritu integracionista basado en el pluralismo.

Sin lugar a dudas, los OPNIS, que ya empezaban a ganar visibilidad, podrían someterse a un proceso regresivo que tendrán que saber sortear, primero preservando sus acervos normativos, y siempre poniendo en el horizonte la integración como camino y destino para que nuestro continente se sitúe como actor protagónico en los espacios donde se deciden los destinos del planeta. Ya existen manifestaciones de posibles regresiones. Un caso reciente es la pretensión de desconocer el Tratado de Asunción y el Protocolo de Ouro Preto para impedir la Presidencia Pro Témpore de MERCOSUR en responsabilidad de Venezuela, siguiendo un sistema de rotación semestral por orden alfabético. Se buscan justificativos en la crisis venezolana, cuando son medidas que develan inocultables afanes regresivos con excesivo ideologismo que, por lo visto, no dudarían en desbordar el andamiaje ni desandar los caminos acumulados por los OPNIS.

Pero bueno, el péndulo se inclina pero no se vuelca a un solo lado, pues los actores caminan la historia en distintas direcciones que se suelen encontrar en puntos de convergencia. Estos son los puntos donde se tejen las solidaridades integracionistas. Países, pueblos, políticas nacionales y esquemas integracionistas hacen el equilibrio. Existe un acumulado que no tiene retorno sino proyección, UNASUR es un buen ejemplo de esta consistencia: es un foro reconocido de consensos democráticos en democracia; está trabajando por una ciudadanía suramericana con derechos complementarios a los nacionales; propone articulaciones plurales en cadenas sociales de valor; vela por la seguridad y la defensa de la región; articula físicamente por tierra, aire y ríos el Atlántico con el Pacífico y el Caribe; vela por la vida en el planeta y la preservación de nuestra identidad biodiversa; y del mismo modo que la CAN, el SICA, ALBA y otros OPNIS, sostiene una diversidad de iniciativas para la información y la inclusión de las organizaciones ciudadanas en la construcción de su institucionalidad.

Existe un acumulado que es menester preservarlo. Todo proceso regresivo en las características del regionalismo integral de la integración latinoamericana; todo intento de retorno a la participación solamente de los agentes económicos ligados al comercio; todo propósito de desandar la incorporación de los pequeños productores y sus formas de organización económica en la integración; cualquier mecanismo de secundarización de los procesos de transformación productiva; cualquier intento de desconocimiento del pluralismo basado en la diversidad; y todo propósito por debilitar nuestros estadios superiores de integración estarán llevando el vuelo de los OPNIS a una estratósfera inalcanzable para ciudadanos y autoridades.

Por el contrario, defender la integración latinoamericana y sus conquistas alcanzadas; legitimar espacios de representación continental conjunta en el escenario internacional; incluir elementos de supranacionalidad en las institucionalidades integracionistas; fortalecer los mercados comunes subregionales avanzando en convergencias a otro regional y consolidar los resquicios de participación de las múltiples organizaciones sociales representadas en organismos continentales, podría convertir a los OPNIS en objetos identificados, apropiados y también decididos en agendas comunes por sus ciudadanos junto con sus autoridades.

- Adalid Contreras Baspineiro es sociólogo y comunicólogo boliviano. Ex Secretario General de la Comunidad Andina - CAN




REFLEXIONADO SERIAMENTE

Otra colaboración de Rouse Morales 





1.- Mi frase favorita de Fidel:
La naturaleza impone el egoísmo, la educación impone las virtudes.
Para mi Fidel ha sido mi norte, ese Héroe humano, humanista, en el que me reflejo y donde he visto florecer las máximas virtudes humanas y humanistas y es un privilegio vivir en esta época, donde vive este gigante.
Gracias Fidel.
Sra. A . Rose Morales Sequeira
San José Costa rica


2.- Fidel es un genio político, militar, intelectual y, en fin, en  todas las tareas emprendidas.
Como militar venció en dos años en nuestra guerra de liberación, en horas en Playa Girón y lo que resulta increíble, en Angola, contienda que dirigió a 10 000 kilómetros de distancia.
Rolando Rodríguez,
Cuba.

3.- De la turba de patriotas que sembró la Patria de esperanzas, sobreviviste para rescatarlos del olvido y fundirlos en  tu estatura de hombre Iluminado.
El mundo no olvida, no podrá olvidar tu nombre, FIDEL, que en tantos y tantos  germinan  tus ideas, tus palabras.
Hugo Chinea Cabrera.
Cuba.

4.- Fidel..-  Me impresionó la carta a Celia, estando en la Sierra, donde planteas que tu destino verdadero seria luchar contra Estados Unidos.

Todos debemos estar en la lucha que ha sido tu destino y ahora más que nunca, estar a tu lado, siguiendo tus ideas y tu determinación de mantener la independencia y soberanía de nuestra patria.
Gracias por  indicarme el camino correcto.
Néstor García Iturbe

EU.-ELECCIONES.- TRUMP NO ESTÁ CALIFICADO PARA LLEGAR A LA CASA BLANCA: OBAMA



"LA  SENSACIÓN  DE  CUMPLIR  CON  EL  MÁS  SAGRADO  DE  LOS  DEBERES,  LUCHAR  CONTRA  EL  IMPERIALISMO  DONDEQUIERA  QUE  ESTÉ"  CHE

Apremia a la cúpula republicana a retirar su respaldo al candidato por sus declaraciones

Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 3 de agosto de 2016, p. 19
Nueva York.
Tal vez sea el principio del fin de Donald Trump, y si lo es, el responsable será un inmigrante musulmán.
El presidente Barack Obama declaró hoy que Donald Trump no está calificado para ocupar la silla presidencial y apremió a líderes republicanos a retirar su apoyo al candidato, alimentado un creciente coro nacional bipartidista que deplora comentarios del magnate dirigidos a ese aún sagrado bastión de la política en este país: las familias de militares en tiempos de guerra.
Legisladores y líderes republicanos se han visto obligados a criticar y distanciarse de las declaraciones recientes de su candidato; algunos incluso ya declararon que votarán por otros aspirantes y, a la vez, veteranos militares están solicitando al liderazgo republicano que retire su apoyo a Trump, mientras comentaristas de todas las tendencias políticas se suman a la crítica.
Todo empezó la semana pasada, cuando Khizr Khan, padre del capitán Humayun Khan, estadunidense musulmán que fue condecorado después de morir en la guerra en Irak en 2004, se presentó en la Convención Demócrata y, con su esposa al lado, criticó a Trump por su postura antimusulmana y antimigrante, en uno de los discursos más destacados de ese espectáculo. Khan, quien es un abogado con estudios avanzados en Harvard y emigró de Pakistán a este país, declaró que seguramente Trump nunca había leído la Constitución federal, y afirmó que el aspirante nunca había sacrificado nada ni a nadie.
El pasado fin de semana Trump se burló de la pareja, al afirmar que seguramente la esposa no tomó el micrófono porque no se le permitía hablar (la esposa respondió con un artículo en el Washington Post y en entrevistas, en las cuales afirmó que emocionalmente no aguantaba hablar de su hijo ante el público), y después insistió en que él también había sacrificado mucho al generar miles de empleos y construir edificios –comparando ese sacrificio con el de padres que habían perdido a un hijo– y ayer denunció que Khan lo había atacado con saña.
Aunque a menudo se había atrevido a decir lo que parecían barbaridades que habrían hundido a cualquier otro político, Trump había logrado incluso beneficiarse de ello y alimentar así su imagen de alguien a quien no le interesa ser políticamente correcto. Pero todo indica que esta vez quizá fue demasiado lejos, aun para sus propias bases.
El presidente de la cámara baja, el republicano Paul Ryan, y su contraparte en el Senado, Mitch McConnell, entre otros legisladores, emitieron declaraciones en apoyo a los Khan. El senador John McCain –héroe condecorado de la guerra de Vietnam y ex candidato presidencial republicano– emitó una declaración el lunes en la cual critica a Trump por sus comentarios contra los padres de un soldado caído, y afirmó: espero que los estadunidenses entiendan que esos comentarios no representan las opiniones de nuestro Partido Republicano, sus funcionarios o sus candidatos.
Se sumaron a las condenas la influyente organización Veteranos de Guerras en el Extranjero. Por separado, una coalición bipartidista de decenas de veteranos, familiares de militares muertos en combate, un veterano militar en el Congreso y un diplomático enviaron una carta a Trump el lunes en la cual le dicen que su crítica a los Khan es inaceptable y una afrenta a todos nosotros.
Obama comentó, en conferencia de prensa, que los líderes republicanos tienen que responder a una pregunta sobre Trump: si de manera reiterada ustedes tienen que decir en términos muy fuertes que lo que él dice es inaceptable, ¿por qué lo siguen respaldando? Subrayó que las críticas de sus correligionarios sonarán huecas mientras continúen apoyando su candidatura.
Hoy, el representante Richard Hanna se convirtió en el primer legislador federal republicano en anunciar que no votará por Trump y dará su voto a Hillary Clinton, y aclaró que su decisión en parte es resultado de la controversia sobre el caso del militar Khan. La semana pasada el ex candidato presidencial republicano Mitt Romney anunció que no votará por el candidato presidencial republicano o demócrata, y está contemplando apoyar al candidato de un tercer partido, el Libertario.
Al mismo tiempo, aunque crece el coro contra la indecencia de los comentarios de Trump contra los padres de un héroe militar que dio su vida por Estados Unidos, pocos comentan sobre el contexto del asunto. Arun Kundnani, profesor de la Universidad de Nueva York y autor de un libro sobre la islamofobia en Estados Unidos, comentó hoy que, más allá de que los insultos de Trump a la familia Khan son espantosos, vale la pena recordar que el hijo murió combatiendo en una guerra ilegal, lanzada sobre la base de mentiras islamófobas y apoyada (por la entonces senadora) Hillary Clinton.
Problemas con la dirigencia demócrata también
Mientras se observa el nivel del daño que Trump está provocando dentro y fuera de su partido, los demócratas tampoco gozan de buena salud. Hoy, tres altos mandos del partido fueron echados del Comité Nacional Demócrata como resultado de las revelaciones de correos electrónicos de estos y otros funcionarios, difundidos por Wikileaks hace poco más de una semana, en los cuales se comprobaba que obraron a favor de la campaña de Clinton en su contienda con el senador Bernie Sanders.
Amy Dacey, ejecutiva en jefe; Luis Miranda, director de comunicaciones, y Brad Marshall, jefe de finanzas, están por salir, después de que su jefa, la presidenta del Comité Nacional, la legisladora Debbie Wasserman Schultz, fue obligada a renunciar horas antes de la inauguración de la Convención Nacional Demócrata como resultado de los correos electrónicos.
A la vez, aunque Trump está en problemas, Clinton aún enfrenta el enorme desafío de convencer al electorado de que confíe en ella; la gran mayoría duda de su honestidad. Y es justo ese flanco el que Trump aprovecha para golpearla en cada acto de campaña, como el de este martes en Virginia, donde declaró que ella sólo sabe mentir.

-----------------------------------------------------
Attorney José Pertierra
THE LAW OFFICE OF JOSÉ PERTIERRA
1010 Vermont Ave. NW
Suite 514
Washington D.C. 20005
Phone 202.783.6666