miércoles, 27 de enero de 2016

CUBA.- ECONOMÍA CUBANA, ¿DEL CONTROL ABSOLUTO A LA APERTURA SIN REGULACIONES?

(ALERTO DE Q VINIENDO DE QUIEN VIENE (q mucho me he cansado de criticar, aunque tenga algunos admiradores, incluso entre revolucionarios, NO GARANTIZO NI LA MENOR  OBJETIVIDAD EN LO Q TRASLADA, PERO, REALMENTE COMO EN TODA DESINFORMACIÓN MAL INTENCIONADA POR PARTE DEL ENEMIGO, DEBE HABER ALGO DE VERDAD, AUNQUE ESTÉ MALICIOSAMENTE Y MAL INTENCIONADAMENTE MULTIPLICADA Y AUPADA. COMO TODO BUEN OPORTUNISTA DE RIO REVUELTO, NO FALTAN LAS MENCIONES A RAÚL, LLENAS DE "BUENAS INTENCIONES" noel)

Fernando Ravsberg, enero , 2016
Hace ya año y medio realizamos una investigación periodística sobre los precios de los alimentos agropecuarios, entre otras cosas revelamos que un saco de ajíes puesto en La Habana costaba $100 y que su valor crecía hasta los $ 1000 por obra y gracia de los revendedores.
Se hizo una pequeña referencia a nuestro reportaje en la reunión parlamentaria del 2014, pero descalificaron la información, volviendo al manido argumento de que solo aumentando la producción se podrá bajar los precios de los alimentos.
Hace una semana, el propio Presidente Raúl Castro les ha pedido a sus ministros que tomen cartas en el asunto. Veremos si ahora los oídos son más receptivos porque lo cierto es que aunque la producción agropecuaria ha crecido los precios continúan subiendo.
La explicación me la dio una vendedora de un agromercado en 2014: “los guajiros nos ponen aquí la caja de mangos en $ 100 y nosotros la vendemos en $ 440, a veces perdemos parte de la mercancía pero es mejor no bajar el precio porque si lo haces ganas lo mismo y trabajas más”.
Al parecer la tendencia a botar los “excedentes” se ha ido incrementando durante el 2015. El Dr. Isidoro Balí me dijo que en La Habana Vieja, donde trabaja, “da pena ver la cantidad de productos de agro podridos que se botan cada día en las esquinas”.
En realidad no es ninguna originalidad cubana, nada que debiera sorprender a un economista. Esto ha ocurrido en diferentes partes del mundo cuando hay excedentes productivos, incluso botando leche al mar para que no bajen los precios.
Un economista cubano me decía que si el Estado vendiera camiones a las cooperativas y estas crearan sus propias redes de distribución, se eliminarían intermediarios, los campesinos ganarían más y los precios de los alimentos podrían bajar.
El gobierno también es un intermediario voraz, en sus tiendas de divisas aplica un impuesto del 240% a los alimentos de primera necesidad. Sin ese gravamen, el aceite sería más barato que la grasa de cerdo, lo cual obligaría a bajar los precios en los agros.
Pero algunos parecen muy reacios a la intervención del Estado en los asuntos del Mercado. Tras medio siglo de intervención estatal hasta en los más pequeños recovecos de la economía nacional y personal, parece estar produciéndose un movimiento de péndulo.
El mercado laboral
La apertura cubana se desarrolla sin un marco regulatorio que ponga el Mercado al servicio de la gente. Un buen ejemplo es el transporte privado de pasajeros, en cualquier país organizado las rutas y el precio del pasaje son determinados por el Estado.
En Cuba cualquiera recibe un permiso de transportación de pasajeros, decide por su cuenta que ruta va a trabajar y cuál será el precio del pasaje. El usuario queda indefenso, los precios se disparan y permanecen sin transporte muchas zonas populosas.
Algo similar ocurre con el tema salarial y la protección de los derechos del trabajador frente a los nuevos empresarios nacionales o extranjeros. No existe un salario mínimo, protección contra el despido improcedente ni seguro de desempleo para muchos de ellos.
Una repostera trabajó durante 15 días “a prueba” en una dulcería de Nuevo Vedado. Lo interesante es que su jefe, nuevo empresario cubano, prueba a los empleados sin pagarles salario, es decir que trabajan medio mes sin cobrar y después puede despedirlos.
En las empresas extranjeras, la agencia empleadora cubana cobra U$D 750 y le da al empleado U$D 30. El trabajador recibe un dinero extra de la compañía pero no está regulado, por lo tanto se trata de una dádiva que depende de la voluntad del patrón.
Peor aún están los que reciben un salario del Estado. Los economistas dicen que no pueden subirse mientras no aumente le productividad pero esa teoría es incoherente con la situación de los médicos, producen U$D 8000 millones al año y ganan menos de U$D 100 al mes.
La apertura cubana es tan “abierta” que el país ni siquiera cuenta con una defensoría del consumidor para proteger a la población. Si alguien quiere quejarse debe hacerlo en la misma empresa que lo estafó, mandan a la gallina a discutir con el zorro.
Hace un par de meses se decidió, por fin, regular los Círculos Infantiles privados, exigiendo personal preparado y condiciones sanitarias adecuadas. Este es un buen ejemplo, no prohíben la actividad pero establecen los parámetros en que debe desarrollarse.
5 décadas de intervención estatal hasta en la venta callejera de fritas satura. Sin embargo, desde las leyes antimonopolio de EEUU hasta los rescates financieros de la UE demuestran que incluso los más acérrimos defensores del Mercado reconocen sus limitaciones.
Manfred Max Neef, Economista de la Universidad de Chile, nos recuerda que “el postulado número uno debe ser que la economía está para servir a las personas y no las personas para servir a la economía”.                          ¿Es ese el principio que guiará la reforma cubana?.


LOS EMPRESARIOS Y LOS ALCAHUETES POR CUENTA PROPIA FERNANDO RAVSBERG, ENERO 14, 2016

Una empresa importadora que actúa como intermediaria, aunque nunca hayan oído hablar del producto que se negocia.

Conocer funcionarios que trabajen en esas importadoras vale oro,
literalmente hablando. Este es otro terreno fértil para el “alcahuete”
que se quedará siempre con una parte de los sobornos, aunque el negocio no se cierre porque “al jefe de mi socio otra empresa le dio más dinero”.

De esa forma dejan el terreno abierto para que la próxima vez el soborno seaaun mayor porque “hay que salpicar también al jefe”. Algunos empresariosdesisten a la primera, otros vuelven a apostar y siguen perdiendo su dinero.


El que siempre gana es el “alcahuete” aunque eso implique a la economía 

cubana la perdida de buenos negocios, multiplique lY hay que reconocer que estos estafadores son muy buenos en su oficio,


juegan en grandes ligas, timando a experimentados empresarios. Algunos pasan más de un año “chupando de la teta” antes de que el capitalista extranjero se dé cuenta de lo que ocurre.


En general son gente que en algún momento Cuenta un periódico europeo que ha surgido en la isla el oficio de
“alcahuete autónomo que ofrece su servicio al empresario impaciente y
primerizo”. Promete guiarle hasta donde se “aprueba o rechaza hoteles en los
cayos, campos de golf en Trinidad, grúas en Matanzas, inodoros en La Habana
y bobinas en Ciego de Ávila”.


Agrega que “La generosidad o tacañería del empresario apresurado,
manifestada en la calidad y cuantía de las comilonas y propinas anticipadas
al charlatán, determina su facundia”. Para terminar reconociendo que este
“es el floreciente timo del facilitador cubano”.

estuvieron metidos en el sector
político, en la Seguridad del Estado o incluso en el Poder Popular. Esos
cargos, les permitieron conocer de primera mano o por comentarios a
importantes personajes del país.

Las relaciones son una herramienta que bien utilizada puede dar mucho dinero
 Los informes confidenciales “estuve con el hijo de XXXXX y me comentó que
estudian abrir inversiones en tu sector y que puede garantizar que tu nombre
esté al comienzo de la lista”.

Claro que “el hijo de XXXXX pide un dinero a cambio y no puede ser poco
porque debe compartirlo con el ministro de XXXXXXX, que es el que firma”.
Los empresarios se resisten a dar nada antes del contrato pero si no lo
hacen “tu competencia se comerá el kake”.

En ocasiones el hijo de XXXXX ni siquiera sabe que utilizan su nombre o el
de su padre pero no pocas veces también forman parte de la estafa. Su
relación familiar con hombres y mujeres poderosos les permite desarrollar un
rentable y creciente negocio de “venta de influencias”.

Es difícil saber si actúan como intermediario de sus padres para aumentar
los ingresos familiares o si lo hacen “por cuenta propia” pero lo cierto es
que hay más “hijos de papá” involucrados con empresarios extranjeros de lo
que sería recomendable para prevenir la corrupción.

Nadie habla claramente, se comunican sin dar nombres, con frases cortadas y
señas, dando la impresión al extranjero de que hay que ser cuidadosos porque
preguntar demasiado sería peligroso para todos, “tú sabes la cantidad de
explotes que ha habido?”.

Muchos de los “alcahuetes” son contemporáneos de los hijos de los dirigentes
cubanos, incluso de los nietos. Han estudiado juntos en el preuniversitario
Lenin o en las escuelas militares y conocen realmente a muchos de ellos, lo
cual les permite saludarlos en público.

Los hijos de papá se mueven en los mismo “circuitos” que los empresarios
extranjeros por lo que es fácil topar con ellos. Nada tranquiliza más a la
víctima que ver, en el restaurante de moda, como su “intermediario”
se para y va a saludar al hijo de XXXXX que cena en otra mesa.

Puede que realmente sean ambos socios en la venta de influencias pero aunque
solo se hayan saludado, el alcahuete volverá con la noticia de que “el hijo
de XXXXX aceptó canalizar tu oferta pero no puede haber contacto directo,
por razones obvias”.

La falta de transparencia de la economía hace difícil saber cuáles son los
procedimientos normales, quienes son los que aprueban los contratos y
proyectos o por qué se pierde una licitación. Ni siquiera tienen que
informarle al empresario la razón por la que se le retira el permiso para
comerciar en Cuba.

Para empeorar las cosas, a las empresas extranjeras se les prohíbe hablar

directamente con el cliente cubano. Todos los contactos son a través de 
a corrupción y, lo que es

peor, genere la falsa percepción de que Cuba es una especie de “República
Bananera"







LO QUE DEPARA EL CAPITALISMO PARA EL FUTURO

Por Manuel E. Yepe
Economistas estadounidenses de diversa orientación política han estado opinando en estos días acerca del nuevo libro de Robert Reich titulado Salvando al capitalismo: para los muchos, no para los pocos, presentado en la Revista de Libros de Nueva York el 17 de diciembre de 2015.

Para Paul Krugman fue gratificante constatar la sinceridad descarnada que expresa el título de libro de Reich porque “salvar el capitalismo” implica que el capitalismo está contra las cuerdas, o sea, en peligro de extinción, “consideración en la que creo, saludo y comparto”.

El marxista Zoltan Zigedy señala que Robert Reich, Paul Krugman y Joseph Stiglitz comparten altos logros en la economía académica y constituyen un triunvirato intelectual no marxista bien informando.

Aunque ellos no estén de acuerdo en todo, comparten un conjunto básico de creencias en la viabilidad del capitalismo y su necesidad de reforma. No obstante es raro ver a algunos sugiriendo manifiestamente la urgencia de salvar el orden burgués.

La urgencia deriva del espectacular aumento de la desigualdad económica en los principales países capitalistas, particularmente en Estados Unidos. Krugman confiesa que la desigualdad era una cuestión que Reich y él "empezaron a tomar en serio" ya hace veinticinco años.

“Pero creo que es justo decir que no tomamos en serio ese crecimiento de la desigualdad como una característica estructural del capitalismo hasta que apareció el importante trabajo de Thomas Piketty hace dos años”.

Según Zigedy, los economistas no marxistas Krugman y Reich han modificado su interpretación de las causas del crecimiento de la desigualdad durante las últimas décadas. Krugman, afirma Zigedy, describe un capitalismo desarrollado actual que se asemeja al capitalismo que los marxistas vienen describiendo desde hace más de medio siglo.

Hace décadas, los economistas liberales sostenían que el aumento de la desigualdad era resultado de que había sectores de la clase obrera que no reunían los requisitos tecnológicos o carecían de las habilidades exigidas por el "cambio tecnológico basado en la habilidad" (SBTC, por sus siglas en inglés). La educación era vista por ellos como el gran nivelador, estabilizador de  la riqueza y el avance de los atrasados.

Pero con la actual ruptura de la correlación ente nivel de educación y compensación, todos rechazan el SBTC como explicación adecuada y clave para detener el crecimiento de la desigualdad. El aumento del número de graduados universitarios abrumados de deudas rompió esa ilusión.

Así, Krugman sustituye la explicación tecnológica para el crecimiento de la desigualdad, por algo que es eje central del estudio de Reich, el poderío monopólico. Es la concentración del poder económico en manos de pocos jugadores corporativos lo que lleva al aumento de la desigualdad económica. Según Krugman y Reich: "... es evidente que nuestra economía se asienta mucho más en los monopolios y oligopolios que en la competencia atomística."

Zigady pregunta ¿Por qué Reich y Krugman tardaron tanto tiempo en llegar en esta consideración a la que Lenin arribó hace  más de cien años? Escritores marxistas como Paul Baran y Paul Sweezy dedicaron hace casi cincuenta años un influyente libro al capitalismo monopolista.

Así, los economistas no marxistas y sus aliados políticos hasta hace poco desdeñaban el concepto de poder de monopolio, que los marxistas han hecho pieza central de sus análisis.

Pero Krugman y Reich revelan otros acoplamientos cruciales:  entre el poder político y el poder económico (poder monopólico) y los del mercado con el poder político. Ellos observan que el poder monopólico es sostenido, protegido y ampliado por actores políticos, así como que los actores políticos son seleccionados, alimentados y guiados por el poder de monopolio. Esto crea un preocupante problema para aquellos que buscan la reforma del capitalismo.

En palabras de Krugman, la conclusión a que llega Reich es que la creciente riqueza en el segmento poblacional superior incrementa su influencia política mediante contribuciones de campaña, cabildeo y recompensas. La influencia política, a su vez, sirve para reescribir las reglas del juego en la sociedad. El resultado es una especie de espiral, el círculo vicioso de la oligarquía.

Para los marxistas, la concentración engendra necesariamente capitalismo de monopolio, que posteriormente se funde con el Estado, creando una síntesis que convierte a las normas del Estado en policías en el terreno económico encargados de maximizar la viabilidad y el éxito del capital monopolista.

Nada demuestra mejor ese maridaje que los rescates de las mega-corporaciones ("supuestamente demasiado grandes para quebrar") ante las crisis y el evidente incremento del dominio del capital monopolista en el sistema político de dos partidos que rige en Estados Unidos.

La Habana, Enero  de 2016 


LO QUE ESPERABAN LOS CUBANOS DE OBAMA

UNA FÁBRICA DE REFUFIADOS POLÍTICOS CUBANOS
Por Manuel E. Yepe y enviado por Rose Morales.\

Que Estados Unidos esté realizando redadas masivas para deportar a migrantes de México y Centroamérica, y que ya sean dos millones y medio las personas deportadas por el gobierno de Barack Obama (462 mil el pasado año, es decir mil 265 al día), apenas se ha informado por los medios corporativos de Estados Unidos y de otros países del continente donde se hace sentir la dictadura mediática que impone Washington.
Ello contrasta con la tan reiterada noticia de que unos siete mil migrantes cubanos quedaron varados en Costa Rica cuando viajaban a Estados Unidos, atraídos por los ofrecimientos de la llamada Ley de Ajuste Cubano que promueve, desde 1966, la emigración irregular de cubanos hacia Estados Unidos con vistas a la captación de talento cubano y como aporte propagandístico a la campaña hostil contra la Isla que lleva a cabo Washington hace más de medio siglo.
Así lo indica en el sitio digital Cubainformación, basado en España, su coordinador José Manzaneda, quien apunta que, a diferencia de los migrantes habituales, los acogidos a la Ley de Ajuste reciben de Estados Unidos ayuda social, papeles y documentos de residencia que les convertirán automáticamente en “refugiados políticos”.
“El cinismo de este doble juego migratorio de Washington se hace aún más evidente cuando son los propios organismos de Naciones Unidas quienes catalogan a estas personas como migrantes económicos y la Organización Internacional para las Migraciones ha reconocido cuánto el Gobierno de Cuba ha repetido que estos cubanos salieron de manera regular, pueden seguir saliendo y van a seguir saliendo del país para lograr sus objetivos como migrantes económicos que son”.
Se comprende que, entre los aspirantes a emigrar a Estados Unidos en las privilegiadas condiciones de la Ley de Ajuste, cundió el pánico cuando el 14 de diciembre de 2014 los Presidentes de Cuba y Estados Unidos anunciaron la intención de normalizar relaciones entre sus naciones comenzando por el restablecimiento de los vínculos
diplomáticos.
Esto hizo surgir en ellos el temor de que dicha Ley de Ajuste estaría llamada a ser prontamente derogada por su contenido totalmente anormal y muchos de ellos optaron por acelerar sus planes de emigración. En el gran escándalo de los emigrados cubanos varados en Centroamérica hay un solo responsable – la enfermiza hostilidad de Estados Unidos contra Cuba-, pero son muchos los perjudicados y humillados. Han sufrido la prepotencia imperial varios países de América Central que han visto violada o amenazada su seguridad a causa de un problema que no es específicamente de ellos pero que les contamina con la acción siempre peligrosa y nociva de las bandas de traficantes de personas y narcóticos que pululan en el área.
Las noticias sobre la suerte de los cubanos pusieron de relieve, por contraste, la humillante discriminación que aplica Estados Unidos a sus vecinos latinoamericanos mientras “privilegia” a los cubanos por su independencia. Incluso el The New York Times calificaba el privilegio migratorio de Cuba como “un absurdo de la política estadounidense” y pedía su derogación.
Por último, hay una pregunta a la que ningún medio parece dispuesto a responder: ¿por qué los migrantes cubanos no vuelan directamente a EEUU desde su país, dado que –como se ha podido comprobar- tienen dinero para hacerlo? Ellos cumplen los requisitos legales que fijan las leyes migratorias cubanas. Pero la respuesta dejaría al
descubierto por completo el cinismo de la Casa Blanca, dado que Estados Unidos les había denegado la visa de entrada a todos ellos o de alguna manera les había hecho suponer que no se la concedería con la prontitud necesaria para aprovechar la vigencia de la Ley de Ajuste.
Algunos declararon que, para costearse el viaje, vendieron sus casas, automóviles y otros bienes con tal de acceder al paraíso
estadounidense que les aseguraba la Ley de Ajuste, que no le es ofertado a ningún ciudadano no cubano del universo.
Pero lo insólito es que si estas personas recorren 5.500 kilómetros, pagan miles de dólares a los coyotes y arriesgan su vida para entrar ilegalmente a Estados Unidos, entonces sí pueden aplicar por el estatus de “refugiados” y les sería concedida la residencia. ¡Algo alucinante, maquiavélico y kafkiano!, dice Manzaneda.


PORQUÉ LA CRISIS INMIGRATORIA EN EUROPA POR MANUEL E. YEPE


Colaboracion de Rose Morales.
La crisis de migrantes en Europa aumenta sin cesar y se hace cada vez más precaria la violencia entre el personal de seguridad y los inmigrantes, al tiempo que crece y se hace más tensa la relación entre la ciudadanía y los inmigrantes. Buena parte de los ciudadanos europeos se preguntan alarmados: ¿A dónde conducirá todo esto? ¿Quién está detrás de este fenómeno?, ¿A qué se debe la crisis de inmigración en Europa y quién o quiénes son los responsables?
Las anteriores son, aproximadamente, las interrogantes que, sobre el asunto, formula y trata de responder el analista político
especializado en temas del Medio Oriente Brandon de Turbeville en un artículo publicado en la revista digital Activist Post.
“La crisis de inmigración no se ha formado orgánicamente ni se ha formado en el vacío. La gente que trata de entrar en Europa en las últimas semanas es muy diversa, pero la inmensa mayoría de ellas huye de países a donde Occidente, Estados Unidos y la OTAN han tratado de llevar la paz y la democracia utilizando para ese fin bombas, tropas o terroristas en años recientes.
“Los oligarcas europeos saben bien que ellos son responsables por el desplazamiento masivo y están trabajando por la explotación de ese fenómeno para sus propios fines” -enfatiza Turbeville.
Es obvio que Europa no puede aceptar tanta inmigración irrestricta que ya hace estragos económicos y culturales sobre algunas de sus naciones. Los europeos reclaman su derecho a la cultura y al desarrollo de sus capacidades en sus propios países, como cualquier otro ser humano en el planeta.
Europa se ha visto abrumada por grandes oleadas migratorias desde naciones del Medio Oriente y África, así como desde otros países del llamado Tercer Mundo, incluso anteriormente a la presente crisis siria.
Pero al igual que Europa puede, con toda lógica, negarse a permitir estas oleadas de inmigración indeseada, los inmigrantes tienen derecho a exigirle el cese de las acciones que generan el clima de inseguridad y muerte que les lleva a escapar de un infierno que Occidente ha lanzado sobre sus naciones.
Así, el primer paso que debe darse para evitar la afluencia masiva de inmigrantes a Europa -en opinión de Turbeville- es el cese inmediato de los bombardeos de Siria y garantizar la suspensión total e inmediata de la ayuda al Estado Islámico, al frente al-Nusra, al Ejército Sirio Libre (FSA), o a cualquier otro supuesto “terrorista moderado” en el Medio Oriente. Debe además permitirse que, con la anuencia del legítimo gobierno de Siria, se limpie de estos
terroristas su territorio.
Los inmigrantes sirios no se van a Europa porque sueñen con debates sobre género conversando en los cafés de Paris o arrodillados a los pies de los monarcas europeos. Se van a Europa porque sus casas han sido demolidas, sus familias han sido asesinadas y su país está siendo destruido por salvajes.
“Así, Europa pudiera servir a la reconstrucción de Siria con un plan de inversión extranjera y créditos de varios de sus bancos centrales, destinados reconstruir la industria, los hospitales, las escuelas, los sistemas de saneamientos, las carreteras y la infraestructura civil de la nación árabe. Europa, en este sentido, debe extender una mano de civilizada cooperación a Siria”.
Pero, según Turbeville, “los oligarcas europeos no quieren ver un final pacífico y humanitario a la crisis en Siria, lo que hace necesario que los pueblos europeos, por sí mismos, comiencen a formar coaliciones, entre sí y entre las comunidades de inmigrantes, con el fin de obligarles a hacerlo.
La afluencia de “refugiados” en Europa se usa para asustar a la opinión pública europea con imágenes de fanáticos musulmanes, hordas de personal gritando en apoyo a los bombardeos contra el gobierno sirio.
Llevada por una serie de presupuestos económicos, éticos, y de cualquier índole, la clase gobernante ha abierto las puertas a la inmigración de países cuya cultura es muy diferente a la del país anfitrión y donde la mayoría de los ciudadanos de los países europeos lucha por la supervivencia mes a mes.
La afluencia de inmigrantes ha empeorado la situación económica de los trabajadores de menores ingresos creando, de hecho, una subclase de trabajadores de baja calificación y menores salarios que objetivamente compiten con los nativos e inmigrantes previos menos calificados de cualquier origen y con aquellos de salarios más bajos.
Ninguno de estos dos grupos entiende que han sido los elementos oligárquicos de las sociedades en las que conviven los que, desde el exterior, han creado esas condiciones con el propósito de alimentar la enemistad entre uno y otro bando, en competencia por los puestos de trabajo.


viernes, 1 de enero de 2016

CAMARADAS LES DESEAMOS UN AÑO 2016 REPLETO DE EXITOS REVOLUCCIONARIOS

CAMARADAS LE DESEAMOS UN AÑO 2016 REPLETO DE EXITOS REVOLUCCIONARIOS

A LA CONQUISTA DEL 2016

29 de diciembre de 2015
Diciembre nos sorprende. Solo cuando el último mes del año toca a nuestra puerta, sacamos en cuenta el tiempo que hemos echado a la espalda, mientras desandábamos los vericuetos de un agitado día a día.
Un año se despide, y el otro co­mienza ansioso luego del fin de las doce cam­panadas. Mien­tras tanto nosotros, sujetos al co­rrer indetenible del tiempo, ponemos en orden las experiencias acumuladas y preparamos la escaramuza que nos ayudará a em­pren­der un nuevo camino.
En medio de las profundas re­flexiones que acompañan a cada fin de año, nuestro cerebro funciona co­mo una máquina indetenible don­de los recuerdos de los últimos me­ses no dejan de fluir. Re­pa­sa­mos con cuidado cada faceta de nuestra vida, en busca de la sabiduría necesaria para no cometer los mismos errores y preservar to­do lo bueno que hemos si­do capaces de acumular.
Mientras nos encontramos in­mersos en ese ejercicio lógico de la mente, el primer pensamiento está reservado casi siempre a la familia. Los seres queridos ocupan el espacio más sensible entre nuestras emo­ciones. Reviviendo cada mo­mento junto a ellos, nos asaltan la alegría, la tristeza y la nostalgia en iguales proporciones y tal vez, hasta algún asomo de culpa. Sin importar cuántos escollos hayan mellado nuestras relaciones con ellos, solo tenemos un deseo, que sigan acompañándonos durante mucho tiempo, que nunca nos falten su comprensión, su apoyo, su perdón pero, sobre to­do, que tengamos la paciencia y el amor suficientes para entenderlos, apoyarlos y perdonarlos.
El tiempo sigue su curso y di­ciembre avanza tranquilo hacia sus días finales, entonces, llega el mo­mento de pensar en nosotros. ¿Qué ha sido de nuestras vidas en es­te último año?, ¿cuántas me­tas alcanzamos?, ¿qué oportunidades perdimos por el miedo a in­tentar algo nuevo?, son preguntas que se suceden en ese recuento ine­vitable. Nos miramos por dentro y quizá nos de­mos cuenta de que hemos crecido co­mo seres humanos, que el año que se despide nos sirvió para ma­durar y mirar el mundo desde otro ángulo. De no ser así, en­tonces nos to­ca proponernos un nuevo “yo”, uno capaz de aprender de los errores, de darle a la vida su justo va­lor, de no dejar nunca que el tren de la felicidad pase de largo sin ha­cer, al menos, el intento de alcanzarlo.
Después de esa introspección abri­­mos el diapasón de nuestras ideas. Tornamos la mirada hacia lo externo, y la dejamos vagar por el entorno que nos rodea. Nos invade ese sen­timiento inconfundible de cubanía y sentido de pertenencia con la so­ciedad de la que formamos parte, que crece y se transforma sin perder su esencia. Así nos percatamos de que también he­mos sentido como pueblo, co­mo gente normal, común, que camina por las calles de esta Isla. Des­pertamos al político, al sociólogo, al economista que todo cubano lleva dentro, y hacemos las más pintorescas disertaciones sobre pre­cios, sa­la­rios, agricultura, sa­lud, edu­ca­ción, en fin, arreglamos el mun­­do, como dice el refrán.
Solo al completar ese recorrido imprescindible estamos listos para comenzar otra vez. Tachamos en­tonces el último día del calendario y con él, pasamos otra página. Ca­da quien tiene sus propias tradiciones para despedir al año viejo y abrirle las puertas al nue­vo, pero en todos nosotros late la curiosidad de lo que está por ve­nir, de las en­crucijadas camufladas tras los me­ses que pronto marcarán el curso de la vida.
Después de las doce la noche, después de que nos abrazamos unos a otros, olvidamos durante ese instante las diferencias y nos entregamos por completo a la alegría de la frase “feliz año nue­vo”, cargada de sueños, esperanzas y ex­pec­tati­vas; cuando a la mañana siguiente abrimos los ojos, con la Revolución de cumpleaños, y el orgullo de vivir en un país libre, em­prendemos la marcha, armados de la voluntad in­que­brantable que nos caracteriza, a la conquista del 2016.


LECHON ASADO MUSICA Y CUBOS DE AGUA MOSAICO DE TRADICIONE

FIN DE AÑO EN CUBA
Reunirse con los seres queridos, salir por el barrio y compartir brindis, abrazos y apretones de manos... algunas de las tradiciones cubanas en el fin de año
29 de diciembre de 2015 21:12:42
Hay cierto aire de complicidad que acompaña diciembre. Casi latente, musical, sensitivo, que invade con aromas y sabores las calles, y hace del hogar el espacio siempre perfecto para encuentros familiares, partidas de dominó y comidas bien criollas. Se percibe en las personas, en las cotidianidad y los pe­queños detalles, el colorido de luces parpadeantes que revisten la ciudades, felicitaciones y buenos augurios para el amigo y el extraño por igual, las gigantes banderas que cuelgan desde los balcones, en los acordes de un ritmo que todos parecen compartir.
Quizá sea la nostalgia de lo vivido y el anhelo por lo que pueda venir, mosaico de tradiciones para atraer buena suerte y que afloren mejores oportunidades, planes no cumplidos que procuramos saldar casi en maratón contrarreloj, como si hubiera que limpiar, además de la casa, la agenda personal para empezar el calendario con buen pie.

Foto: Anabel Díaz
Algunas han sido importadas, otras muy propias, costumbres todas que hemos hecho nuestras y adaptado a las circunstancias de cada época. Desde los arbolitos de navidad y guirnaldas, a pesar de que en Cuba ni nieva y apenas sopla un poco de aire frío, hasta los  disfraces al estilo Papá Noel que comienzan a proliferar en algunos establecimientos particulares, el cubano sigue apostando por otros rituales que no pasan de moda y afianzan la identidad.
¿Quién alguna vez no ha sido víctima o ejecutor del “cubazo” de agua cuando se acercan las doce de la noche del 31, ya sea por la creencia de eliminar las energías negativas o gastar una broma a cuantos pasen por las avenidas?
Siempre está el que muy a la usanza europea se come doce uvas y pide un deseo, pero lo más común es ver al vecino que sale con su maletín en mano y le da una vuelta a la cuadra para que se le abran los caminos y “caiga un viajecito al extranjero”, o los que queman un muñeco confeccionado con ropas viejas, en alegórica transición del periodo que termina y la llegada del próximo.

Foto: Rodríguez Guerrero, Lissy
Dicen también que hay que usar ropa interior roja si andas en busca de amor, y que para mejorar económicamente es favorable esperar el nuevo año con dinero en los zapatos. Resulta difícil no caer entonces en la tentación de lo místico de este mes, aunque solo sean viejos hábitos heredados de la abuela.
Si bien existe la excepción de toda regla, ya sea por cuestión de gustos y hasta de economía familiar, conozco a muy pocos que rechazarían un buen asado de cerdo —ya sea en púas, a la parrilla o en horno, en dependencia de la zona geográfica del país— por el pavo relleno que muchas culturas de Europa y América prefieren como cena tradicional. No en vano el dúo musical Buena Fe lo ha descrito como mamífero nacional, gracias a su presencia casi invariable en cuanta cumbancha ocurra y plato representativo, además, de nuestra gastronomía.

Foto: Juvenal Balán
Hay quienes aseguran esta compra incluso semanas antes, temiendo los precios que se de­satan por una libra de pernil de puerco en los agros y carnicerías, tal si fuera la bolsa de Wall Street o el mercado internacional. Los que viven en el campo o en las zonas periféricas a la urbe tienen la posibilidad de criarlo a gusto, con cal­ma, de convertir en todo un suceso la muerte y posterior cocción del animal, hasta el deguste de los chicharrones.
Reunirse con los seres queridos, salir por el barrio y compartir brindis, abrazos y apretones de manos, es tan típico como el congrí, la yuca con mojo, los tostones de plátano, los buñuelos o el dulce de coco.
Tampoco puede faltar la música, alta, ensordecedora. No importa si es reggaetón, salsa o un bolero de Cheo Feliciano, todos los vecinos del barrio tienen que escuchar las canciones que proyecta nuestra reproductora, aunque sea necesario casi hablar a gritos para poder entenderse; rumba y karaoke, no siempre en el mismo orden de aparición, que se extienden hasta la madrugada o le hacen compañía a los gallos en el despertar del alba.

Así que puede ser que este 1ro. de enero usted se levante con un par de tragos subidos a la cabeza, una o dos libras de más por el atracón de anoche, y definitivamente con el bolsillo más ligero, pero no se estrese, todavía quedan 366 días por delante (el 2016 es bisiesto) para recuperarse, contar sueños y dejar atrás los sinsabores del año que se fue.

Hoy gala dedicada al Triunfo de la Revolución en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso A la conquista del 2016

Titulada Tríptico Clásico, la puesta en escena se realizará en la sala Federico García Lorca a las cinco de la tarde y cuenta con la dirección general de la prima ballerina assoluta y con el acompañamiento de la Orquesta del Gran Teatro Alicia Alonso dirigida por Giovanny Duarte
31 de diciembre de 2015 21:12:24

Foto: Jorge Luis González
El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso reabre sus puertas hoy primero de enero del 2016, lue­go de tres años de intensa restauración, con la ha­bitual gala que cada año dedica el Ballet Nacional de Cuba al Triunfo de la Revolución.
Titulada Tríptico Clásico, la puesta en escena se realizará en la sala Federico García Lorca a las cinco de la tarde y cuenta con la dirección general de la prima ballerina assoluta y con el acompañamiento de la Orquesta del Gran Teatro Alicia Alonso dirigida por Giovanny Duarte.
El espectáculo está compuesto por las obras Giselle (I acto) —coreografía de Alicia Alonso, so­bre la original de Jean Coralli y Jules Perrot—, El la­go de los cisnes (II acto) —coreografía de Alicia Alonso, sobre la original de Marius Petipa y Lev Ivánov—, y Coppélia (III acto) —coreografía de Ali­­cia Alonso sobre la original de Arthur Saint-Léon y la versión de Marius Petipa.
La función del 1ro. de enero estará dedicada a todo el personal que de una forma u otra intervino en la restauración del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, por lo que no habrá ventas de entradas al público.  El mismo programa se ofrecerá este domingo 3 de enero en el horario habitual de las 5:00 p.m., para el cual las entradas estarán a la venta en la taquilla de la institución el 2 y 3 de enero de 9:00 a.m. a 5:00 p.m.
Precisamente, desde septiembre del 2015, la ins­titución lleva el nuevo nombre de Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, decisión tomada por acuerdo del Consejo de Estado de la República de Cuba, con carácter excepcional y en reconocimiento a los aportes de Alicia Alonso a la cultura cubana y universal, su amor a la Patria y fidelidad a la Revolución Cubana.
Asimismo, se colocará en el vestíbulo de esa institución cultural una escultura de la excelsa bailarina, quien cumplió el 21 de diciembre último 95 años.

El Gran Teatro es una de las más antiguas instituciones de su tipo en Latinoamérica. Fue inaugurado el 15 de abril de 1838 como Gran Teatro de Ta­cón. Inicialmente se construyó para acoger el Cen­tro Gallego de La Habana.

SALVAS DE ARTILLERIA A LA REVOLUCION Y LA VICTORIA


Los disparos de una batería con seis piezas de obuses de 122 milímetros M-30, operados por 30 cadetes de la Escuela Interarmas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias General Antonio Maceo, Orden Antonio Maceo, re­tumbaron en la noche para dar la bienvenida a un nuevo año de retos
31 de diciembre de 2015 22:12:04
Las salvas fueron disparadas desde San Carlos de la Cabaña. Foto: Ismael Batista
En saludo al aniversario 57 del triunfo de la Revolución Cubana, 21 salvas de artillería fueron disparadas desde la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, en honor a los mártires de la Patria, a nuestro aguerrido pueblo y a la victoria.
Los disparos de una batería con seis piezas de obuses de 122 milímetros M-30, operados por 30 cadetes de la Escuela Interarmas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias General Antonio Maceo, Orden Antonio Maceo, re­tumbaron en la noche para dar la bienvenida a un nuevo año de retos.
El primer pelotón disparó 12 salvas y el segundo nueve, que contaron con la participación de 12 muchachas entre todos los jóvenes de la especialidad de artillería terrestre que intervinieron en la ceremonia.
“Formar parte de esta batería de salvas es un reconocimiento por los resultados alcanzados en el estudio y en el trabajo, tanto para los cadetes, como para los oficiales que estamos aquí”, aseguró el capitán Ariel López Miranda, jefe de la batería y uno de los cinco oficiales que participaron.
Claudia Tarancón Benítez y Yoan Cruz Páez son dos de los jóvenes que participaron en el ejercicio. Ambos, de cuarto año de la especialidad de artillería terrestre, han tenido este privilegio en otras ocasiones pero enfatizan en el honor que constituye.
“Es un gran privilegio por la nueva celebración del triunfo de la Revolución, y el cierre de oro para mí que ya me gradúo”, asegura Claudia.

“Es nuestro homenaje a este importante momento de la historia cubana y con el detonar de los cañones, saludamos a todo el pueblo de Cuba en este nuevo año de victorias”, concluyó Yoan.