lunes, 21 de septiembre de 2015

PARTIDO VANGUARDIA NPOPULAR, COSTA RICA

LIBERTAD PARA ORLANDO BARRANTES
JUSTICIA SOCIAL PARA TODO EL PUEBLO


Orlando Barrantes fue condenado a 13 años de cárcel.
Esto se dice fácil, pero si nos hacemos la pregunta ¿por qué? Se desata una tormentosa crisis moral y social.
Es condenar al hombre honesto y valiente que lucha por las reivindicaciones populares. El contraste son las decenas o cientos de corruptos para los que se han borrados las leyes penales.
Un cuello blanco, bien almidonado y una corbata fina son suficientes para la impunidad aunque detrás se esconda un corazón podrido. Así lo garantizan el fiscal reelecto y la venalidad de no pocos jueces. Son los típicos sepulcros blanqueados.
Orlando Barrantes desde muy joven ha dedicado su talento, su energía y su responsabilidad moral a defender a los que sufren, a los que no tienen tierra para sembrar, a los que no tienen techo para vivir en familia, a los que les roban el salario, a los hambreados y perseguidos.
Su valiente generosidad es un crimen, según las normas burguesas,  no escritas pero vigentes. Esta es la voluntad de los explotadores que le temen a la justicia social con la misma ferocidad con que se defienden los tigres ante el fuego.
La brutal sentencia contra Orlando no es solo una injusticia contra un hombre honesto y valiente. Es un golpe contra todos, contra los desplazados y empobrecidos en una sociedad que se ha ido descomponiendo por la influencia corruptora del neoliberalismo y las ambiciones de un pequeño grupo de millonarios que dominan la vida social y someten a los cobardes.
El mayor problema social, la fuente de todas las injusticias radica en el poder de una burguesía despersonalizada por la dependencia del imperialismo y embrutecida por el egoísmo.
La sentencia contra Orlando desmiente los falsos cantos a la democracia. También desmentidos por decenas de luchadores sometidos a juicio. Unos porque pidieron limpiar al Seguro Social de las inmundas costras de la corrupción, otros porque lucharon por una administración pública libre de ladrones, otros porque han defendido el sagrado derecho a ganarse la vida con el sudor de la frente, otros simplemente porque sueñan y luchan por una vida mejor para todos.
Especialmente  indignante es que se persiga, después de 500 años  de horror, a los pueblos indígenas por la defensa de la pequeña parcela que les dejaron después de haberlos despojado de todo lo que por derecho natural les pertenecía.
Por Orlando, por todos los explotados y discriminados, por los obreros y los campesinos, por los pueblos indígenas, por todos los que aman la justicia, es imprescindible la unidad de todo el pueblo. Unidad para luchar sin concesiones y sin temores. Este es el camino. Dispersos no podremos cumplir los sueños  de  que se  alimentan  nuestros deberes históricos.
Recordamos con profundo respeto a los obreros, campesinos y estudiantes que entregaron su vidas a la lucha por la una vida mejor para todos y por la defensa de la naturaleza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario