domingo, 23 de agosto de 2015

UN ASQUEROSO FASCISTA PRETENDE LA PRESIDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

UN GRINGO, UN PAYASO, CON ALMA HITLERIANA
Humberto Vargas Carbonell

Un multimillonario gringo que dicen que se llama Donald Trump, que ha ganado una inmensa cantidad de dólares organizando repugnantes campeonatos, dicen que de belleza. Tan innoble modo de enriquecerse es suficiente para considerarlo un depredador de la decencia. Peores actividades habrá desarrollado para amasar su enorme fortuna, de eso no cabe duda.
El sistema electoral norteamericano tiene una única condición para postularse a la Presidencia: tener suficiente dinero para difundir las tonterías que, según los especialistas del “marketing político”, pueden ser eficientes para ganar votos. El tal Trump cumple el requisito y se lanzó a la palestra con interés de ganar la presidencia de los Estados Unidos. Le sobra dinero pero le falta inteligencia y seriedad, y con esas “ejecutorias” se ganó el título de “candidato payaso”, con el perdón de los payasos que son merecedores de todo respeto.
Su desafinada trompeta se afina con sobornos a periodistas y medios de prensa.
El payaso tiene una cabellera parecida  a la cola de una ardilla, esto es por fuera, puesto que dentro del cajón craneal tiene exactamente lo mismo que el bello animalito tiene debajo de su rabo. Sus palabras, es decir, sus excretas, son pestilentes y contaminantes. Sus labios un excretorio.
No viene al caso repetir las odiosas payasadas, pero si cabe decir que el odio hitleriano se repite ahora como odio a los latinoamericanos que viven es Estados Unidos y, por extensión lógica, contra todos los explotados por el imperio en esta región del mundo. Esto es fascismo puro.
Este odioso payaso ocupa el primer lugar en el apoyo electoral de los votantes del Partido Republicano. Es difícil explicárselo, pero es un hecho. Esta proclividad al fascismo, en su versión más brutal, es parte de los rasgos de una población educada en los antivalores imperialistas. Dichosamente coexiste con estos brutos un sector del pueblo norteamericano  progresista, valiente y luchador.
Cierre los ojos. Piense en la posibilidad de que este gorila, con un seso como un sieso, llegará a tener el poder en los Estados Unidos.
¿Qué hacer?

Redoblar la preparación para la lucha por la patria y contra el imperio. Redoblar la unidad antiimperialista de los pueblos latinoamericanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario