lunes, 17 de agosto de 2015

SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

EL PRESIDENTE SOLIS ENGAÑÓ AL PUEBLO.
AHORA ES NEO LIBERAL MÁS, SEGUIDOR DEL CAPITALISMO SALVAJE


Informan los periódicos, a grandes títulos, que el PAC está en bancarrota. Esta es apenas la superficie, en lo hondo lo cierto es que su ruina es moral y política. Este PAC  gobernante es  una impudicia, una auténtica cochinada.
Este partido que se presentaba como una agrupación de guardianes de la honestidad y para quienes el derroche de los bienes públicos era el peor de los pecados, ahora se ha exhibido como un partido sin conciencia y sin honestidad. Por ahora el santo del milagro es Luis Guillermo Solís Rivera. Al menos para los años recientes ningún otro Presidente había mostrado  tanta capacidad para tragarse sus promesas, ni  tanto descaro.  La verdad es que solo un galillo gigante puede tragarse  tantas mentiras y falsedades. Las elecciones a  la tica han sido preparadas para parir fariseos,  especializados en decir  una cosa y hacer otra.
Veamos los números. La Presidencia de Solís le costó al pueblo la astronómica suma de más de 4300  millones de colones  y, además, están peleando para agregar, a  esa suma, más de mil cien millones. Y ese gasto inmenso y corrupto, que se  sacó del bolsillo a los trabajadores que pagan impuestos, sirvió de pedestal para construir un Everest de engaños. Pero esta no es una enfermedad particular, es endémica en  todos  partidos burgueses. Son políticos  obligados a mentir porque sus intereses entran en absoluta contradicción con los intereses de los humildes. No pueden renunciar al engaño. Como norma son sepulcros blanqueados en la propaganda y porquería cuando alcanzan el poder, se corren las losas y aparece la pestilencia.
Lo mismo ha ocurrido con el Gobierno del señor Solís Rivera. Prometió un cambio,  nada ha cambiado y todo se ha agravado. Prometió no ser heredero pero recibió la herencia y no pidió que fuera a beneficio de inventario. Ya está pagando, además de las propias, cargas ajenas por falta de  la capacidad y del valor necesario para cambiar lo establecido por el Partido Liberación Nacional.
En  momentos difíciles para el país, en vez de acudir al pueblo, como lo prometió, visita a Oscar Arias, comprometiendo así  el prestigio de la Presidencia  y pidiendo consejo a los ratones sobre cómo cuidar una bodega de quesos. Está visita es la prueba ya definitiva de  que con este Gobierno no habrá nada nuevo y de que todo empeorará.
Para dar solo una prueba. Cuando la crisis de la economía campesina se profundiza y estamos obligados a consumir arroz, frijoles, maíz, papas, cebollas, ajos, carne, aguacates,  venidos de lejanos países,  se  niega  a los campesinos  una parcela para producir y vivir honestamente. Este es el fruto del neoliberalismo.  El gobernante que en la campaña habló y habló hasta gastar miles de millones de colones, ahora se  presenta  como un vulgar y corriente seguidor  del capitalismo salvaje.
La política del Gobierno y de sus aliados, endulza  los bolsillos de los capitalistas parásitos y amarga la vida de los trabajadores y de todos los pobres.
Un pequeño asunto más. La política de Gobierno y de la oposición parlamentaria es esencialmente la misma, la impuesta por el Fondo Monetario Internacional. Las discusiones son electoreras. Al final prevalecerán, desgraciadamente para el pueblo, los mandatos del imperio. Ya lo verán.
¿Podrá el Presidente Solís mirar  de frente a cualquiera de sus electores?
No fueron pocos los que le dieron el voto; resultado: bastante más de tres millones de ticos timados en nombre de una  falsa “democracia”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario