viernes, 21 de agosto de 2015

Rusia y EE.UU: alertan sobre posible conflicto espacial

Asegura el científico y analista Vasili Kashin que los norteamericanos lograron ya un gran avance en la ubicación de armamento en la ingravidez, y temen que Moscú y Beijing creen armas efectivas que contrarresten esa ventaja

13 de agosto de 2015 10:00:31
La falta de voluntad de Washington para llegar a un compromiso que impida un enfrentamiento espacial con Rusia incrementa las probabilidades de un conflicto en este terreno, aseguró este jueves el científico Vasili Kashin.
El especialista del Centro de Estrategias y Tecnologías del estado eurasiático expresa ese criterio al comentar un artículo sobre la carrera armamentista en la ingravidez, publicado en la revista norteamericana Scientific American.
Kashin pondera en su comentario el destacado papel asignado en los actuales programas de guerra a los satélites espaciales y los sistemas globales de posicionamiento GPS, de Estados Unidos, y Glonass, de Rusia.
Advierte el especialista en temas castrenses que resulta poco probable alcanzar un compromiso en la esfera de las tecnologías espaciales porque en el mundo existe un solo líder indudable en el uso militar del cosmos, Estados Unidos, "que no está dispuesto a limitar sus posibilidades", añade, citado por Novosti.
Frente a esta realidad, Rusia y China, rivales políticos de Washington, se ven obligados a emprender acciones de respuesta, lo cual en un futuro próximo podría originar una producción masiva de armamentos anti satélites, según la fuente.
Recuerda el analista que las conquistas tecnológicas actuales facilitan crear sistemas cada vez de menor tamaño y más efectivos para destruir satélites, y Rusia, China, Estados Unidos y otras potencias militares centran recursos en el desarrollo de este tipo de armas.
"Ahora las tecnologías espaciales definen en mucho el carácter de la guerra moderna, y al privar al enemigo de su uso, se puede destruir su sistema de dirección y convertir montones de armamento y equipos en chatarra inútil", escribe Kashin.
Vaticina el estudioso que China podría ser la primera nación que disponga de complejos antisatélites, mientras que el Pentágono reclama para sí absoluta libertad en el cosmos y restricciones en el desarrollo de este tipo de armamento para otros países.
Agrega el experto que los norteamericanos lograron ya un gran avance en la ubicación de armamento en la ingravidez, y temen que Moscú y Beijing creen armas efectivas que contrarresten esa ventaja.
Kashin advierte que la situación puede complicarse más en los próximos decenios, pues después del trío que marcha a la vanguardia pueden tener planes similares países con programas espaciales como India, Irán, Israel, Corea del Norte y, más adelante, Brasil y Pakistán.

El analista sostiene que la carestía y complicidad de las tecnologías espaciales y la cantidad de tiempo necesaria para desarrollarlas puede demorar ese proceso, pero no detenerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario