jueves, 2 de julio de 2015

OSCAR Y EL PACTO DEL FA, EL PAC Y LA DERECHA SINDICAL


Autor: Humberto Vargas Carbonell
Se tiró al ruedo, sin capa y sin espada, un matadorcillo de nombre Oscar Arias Sánchez. Se finge asustado para lanzar su sempiterna e invariable letanía anticomunista. Una larga retahíla de amenazas y lloriqueos anticomunistas. Y todo porque un grupo de PAC y la derecha sindical representada principalmente por ANEP y ASDEICE hicieron un acuerdo con la fracción parlamentaria del Frente Amplio. No puede don Oscar  renunciar a su papelón de líder anticomunista.  Ese es su inexorable destino y el mejor de sus negocios.
Se asustó el novillero y a falta de habilidad torera comienza a lanzar capotazos anti comunistas, corriendo el riesgo de que su desesperación haga que se hundan las banderillas en sus propias pies.
El ex presidente no es tan tonto como para no saber que el Frente Amplio no es un partido comunista, y que esa es su libérrima voluntad.
Toma Oscar el rumbo de sus más cercanos colaboradores en la lucha contra el pueblo y por el TLC. No se ha olvidado el memorando fascistoide nacido del caletre de sus más cercanos colaboradores y por su sugerencia. A este documento inmoral y vacío le llamaron el “memorandum del miedo” y  logró su objetivo en pocas personas,  que se acobardaron; los demás, el pueblo reforzó su lucha contra el antipatriótico   TLC y se mantuvo firme ante el basural político e ideológico del Partido Liberación.  
Vale la pena recordar algunas de las sugerencias hechas al presidente Oscar Arias por Fernando Castro, diputado liberacionista y pariente suyo, y de Kevin Casas que entonces oficiaba de Vicepresidente. Estos señores presentaron al presidente los siguientes consejos:
1.-Estimular el miedo a la pérdida del empleo. Aquí pareciera muy recomendable utilizar intensivamente testimoniales de gente muy sencilla y en situación precaria, que puede perder el empleo o ya lo perdió como consecuencia de la no aprobación del TLC…” Breve comentario. Esto es precisamente una parte de engaños de Oscar Arias. Ahora la nueva  mentira de Oscar Arias al referirse al Pacto PAC, FA y derecha sindical: “Las consecuencias inevitablemente serán mayor pérdida de confianza del sector productivo, lo que significa menor crecimiento de la economía, más desempleo, más pobreza y más desigualdad social” (Esta y otras citas de lo dicho por Oscar Arias, la República 30 junio 2015).
Sigue el memorando facistoide. Despertar el  “Miedo al ataque a las instituciones democráticas. Es crucial convertir al SI en equivalente con la democracia institucionalidad (es lo que decía Eduardo Ulibarri: hay que ir llenando al Si de un contenido de valores) y al No en equivalente de la violencia y de la deslealtad a la democracia… Breve comentario: Dice Oscar Arias: “Ahora bien, usted me pregunta si  se corre el riesgo de que no pase nada en estos cuatro años, pues sí, si podemos pasar este gobierno sin aprobar esa agenda fundamental que tanto requiere Costa Rica”.
En el memorando que recordamos se propone  un método según el cual “puede ser muy efectivo sembrando la duda. Hay tres preguntas que debemos sembrar en la  en la mente de la gente,  que pueden hacer que les tiemble el dedo si están pensando votar por el NO:
1.- Están dispuestos a poner en riesgo la estabilidad económica, que casi todo el mundo reconoce como un logro del gobierno?
2.- ¿Están dispuestos a volver a la época de Abel, cuando no gobernaba nadie, no había ningún sentido de rumbo y no pasaba nada en el país?
3.- ¿Han pensado quién va a mandar en el país si gana el NO?
Este memorando es un modelo típico de la política convertida en mentiras, falsedades y amenazas. Todo acompañado con infamias mediáticas.
Ahora, Oscar Arias lo resucita para atacar a un pacto entre partidos  que se propone rechazar algunas normas o proyectos de ley abiertamente perjudiciales para el pueblo trabajador.
Oscar Arias quiere utilizar esta circunstancia para ganar protagonismo y buscar el apoyo que no tiene, puesto; no tiene la simpatía de ningún costarricense de buena voluntad y honesto.
Puede ser que esté abriendo el primer capítulo de su enfrentamiento con José María Figueres en busca de una nueva candidatura a la presidencia. Este es o será un pleito entre zombis políticos, muertos andantes y sin futuro. Nadie con sus antecedentes debía tener ni más mínima posibilidad de asumir la dirección del país. El pueblo no lo permitirá. Tenemos la esperanza de que nadie vote por algún  líder político que carezca de la fuerza moral necesaria para enfrentar frontalmente la lucha contra la corrupción. Ni Figueres ni Arias podrían hacerlo.
Una última palabra. El pacto es extraordinariamente débil. No tiene el respaldo consciente de las bases e inclusive parte de los miembros de las fracciones parlamentarias suscribientes no lo apoyan.
Lo más significativo en el texto del acuerdo son las omisiones. Si llegará a surtir el efecto esperado por los suscribientes, el neoliberalismo, la crisis de la economía campesina, las imposiciones del Fondo Monetario y el libre comercio no sufrirían ni un leve rasguño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario