viernes, 3 de julio de 2015

HASTA SIEMPRE CAMARADA

EL PARTIDO VANGUARDIA POPULAR ESTÁ DE LUTO
MURIÓ EL CAMARADA ELMO ARIAS.


El camarada Elmo fue, durante muchos años, desde su juventud hasta su muerte un comunista ejemplar. Obrero zapatero, parte de un grupo de obreros del calzado que jugaron un papel protagónico en las luchas populares. Fue también un destacado dirigente comunal.
Por sus méritos revolucionarios el Partido Vanguardia Popular lo distinguió con un carnet de honor.
Este hombre, sencillo, humilde trabajador, fue una persona extraordinariamente destacada en la lucha revolucionaria. Llegará el momento en que sea posible que el pueblo todo conozca las virtudes y luchas de un camarada ejemplar.  Su ejemplo es una enseñanza viva de la responsabilidad de los auténticos luchadores por el socialismo.
Hacemos llegar nuestra condolencia a su estimable familia y a  todos sus compañeros en las luchas de muchos años.
Estamos seguros algún día una escuela llevará su nombre y los estudiantes aprenderán así a ser generosos, valientes  e históricamente responsables.

Lo recordaremos siempre porque sus acciones de cada día se hicieron esperando  un  futuro mejor para el pueblo trabajador.


jueves, 2 de julio de 2015

OSCAR Y EL PACTO DEL FA, EL PAC Y LA DERECHA SINDICAL


Autor: Humberto Vargas Carbonell
Se tiró al ruedo, sin capa y sin espada, un matadorcillo de nombre Oscar Arias Sánchez. Se finge asustado para lanzar su sempiterna e invariable letanía anticomunista. Una larga retahíla de amenazas y lloriqueos anticomunistas. Y todo porque un grupo de PAC y la derecha sindical representada principalmente por ANEP y ASDEICE hicieron un acuerdo con la fracción parlamentaria del Frente Amplio. No puede don Oscar  renunciar a su papelón de líder anticomunista.  Ese es su inexorable destino y el mejor de sus negocios.
Se asustó el novillero y a falta de habilidad torera comienza a lanzar capotazos anti comunistas, corriendo el riesgo de que su desesperación haga que se hundan las banderillas en sus propias pies.
El ex presidente no es tan tonto como para no saber que el Frente Amplio no es un partido comunista, y que esa es su libérrima voluntad.
Toma Oscar el rumbo de sus más cercanos colaboradores en la lucha contra el pueblo y por el TLC. No se ha olvidado el memorando fascistoide nacido del caletre de sus más cercanos colaboradores y por su sugerencia. A este documento inmoral y vacío le llamaron el “memorandum del miedo” y  logró su objetivo en pocas personas,  que se acobardaron; los demás, el pueblo reforzó su lucha contra el antipatriótico   TLC y se mantuvo firme ante el basural político e ideológico del Partido Liberación.  
Vale la pena recordar algunas de las sugerencias hechas al presidente Oscar Arias por Fernando Castro, diputado liberacionista y pariente suyo, y de Kevin Casas que entonces oficiaba de Vicepresidente. Estos señores presentaron al presidente los siguientes consejos:
1.-Estimular el miedo a la pérdida del empleo. Aquí pareciera muy recomendable utilizar intensivamente testimoniales de gente muy sencilla y en situación precaria, que puede perder el empleo o ya lo perdió como consecuencia de la no aprobación del TLC…” Breve comentario. Esto es precisamente una parte de engaños de Oscar Arias. Ahora la nueva  mentira de Oscar Arias al referirse al Pacto PAC, FA y derecha sindical: “Las consecuencias inevitablemente serán mayor pérdida de confianza del sector productivo, lo que significa menor crecimiento de la economía, más desempleo, más pobreza y más desigualdad social” (Esta y otras citas de lo dicho por Oscar Arias, la República 30 junio 2015).
Sigue el memorando facistoide. Despertar el  “Miedo al ataque a las instituciones democráticas. Es crucial convertir al SI en equivalente con la democracia institucionalidad (es lo que decía Eduardo Ulibarri: hay que ir llenando al Si de un contenido de valores) y al No en equivalente de la violencia y de la deslealtad a la democracia… Breve comentario: Dice Oscar Arias: “Ahora bien, usted me pregunta si  se corre el riesgo de que no pase nada en estos cuatro años, pues sí, si podemos pasar este gobierno sin aprobar esa agenda fundamental que tanto requiere Costa Rica”.
En el memorando que recordamos se propone  un método según el cual “puede ser muy efectivo sembrando la duda. Hay tres preguntas que debemos sembrar en la  en la mente de la gente,  que pueden hacer que les tiemble el dedo si están pensando votar por el NO:
1.- Están dispuestos a poner en riesgo la estabilidad económica, que casi todo el mundo reconoce como un logro del gobierno?
2.- ¿Están dispuestos a volver a la época de Abel, cuando no gobernaba nadie, no había ningún sentido de rumbo y no pasaba nada en el país?
3.- ¿Han pensado quién va a mandar en el país si gana el NO?
Este memorando es un modelo típico de la política convertida en mentiras, falsedades y amenazas. Todo acompañado con infamias mediáticas.
Ahora, Oscar Arias lo resucita para atacar a un pacto entre partidos  que se propone rechazar algunas normas o proyectos de ley abiertamente perjudiciales para el pueblo trabajador.
Oscar Arias quiere utilizar esta circunstancia para ganar protagonismo y buscar el apoyo que no tiene, puesto; no tiene la simpatía de ningún costarricense de buena voluntad y honesto.
Puede ser que esté abriendo el primer capítulo de su enfrentamiento con José María Figueres en busca de una nueva candidatura a la presidencia. Este es o será un pleito entre zombis políticos, muertos andantes y sin futuro. Nadie con sus antecedentes debía tener ni más mínima posibilidad de asumir la dirección del país. El pueblo no lo permitirá. Tenemos la esperanza de que nadie vote por algún  líder político que carezca de la fuerza moral necesaria para enfrentar frontalmente la lucha contra la corrupción. Ni Figueres ni Arias podrían hacerlo.
Una última palabra. El pacto es extraordinariamente débil. No tiene el respaldo consciente de las bases e inclusive parte de los miembros de las fracciones parlamentarias suscribientes no lo apoyan.
Lo más significativo en el texto del acuerdo son las omisiones. Si llegará a surtir el efecto esperado por los suscribientes, el neoliberalismo, la crisis de la economía campesina, las imposiciones del Fondo Monetario y el libre comercio no sufrirían ni un leve rasguño.

SUEÑOS Y RAZONES POR UNA PATRIA MEJOR

JIMAGUAYÚ, Camagüey. — Muchos se vieron a galope junto a Ignacio Agramonte por la extensa sabana; otros tantos apretaron fuerte el puño como si blandieran el machete mambí: lo cierto es que nadie quedó impasible ante el relato, en el mismo escenario de los hechos, sobre el famoso rescate del brigadier Julio Sanguily.
Desde la noche anterior, cientos de jóvenes camagüeyanos acamparon en los Potreros de Consuegra, para compartir una jornada colmada de historia, alegría y unidad junto a los 34 delegados de esta provincia al X Congreso de la UJC, a celebrarse en La Habana entre los días 17 y 19 de julio.
Horas antes, muchachos y muchachas de las más disímiles profesiones aportaron su granito de arena en la construcción del nuevo parque botánico y confraternizaron con los pobladores de la comunidad San Cayetano, en su mayoría trabajadores de la Empresa Genética Rescate de Sanguily.
Yoandris Ruiz Villalón, primer secretario del Comité Provincial de la UJC, exhibe el símbolo del X Congreso que portará la delegación camagüeyana. Foto: del autor
Ya al amanecer, en patriótico acto junto al obelisco que recuerda la audaz acción protagonizada por El Mayor junto a 35 jinetes-leones, quedó oficialmente constituida la comitiva agramontina a la magna cita juvenil, cuyos integrantes llevan las mochilas cargadas de sueños y razones por una Patria mejor.
Así lo hizo saber Yoandris Ruiz Villalón, máximo dirigente de la UJC en Camagüey, quien ratificó que a las nuevas generaciones de cubanos les corresponde preservar la independencia nacional y “seguir apostando para que esta sea siempre una revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes”.
Tal compromiso fue asumido por los 50 jóvenes que recibieron el carné que los acredita como nuevos militantes de la organización, de manos de Yuniaski Crespo Vaquero, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, y Jorge Luis Tapia Fonseca, primer secretario del Partido en Camagüey.

“Cada uno de ustedes, desde sus respectivas trincheras, son testigos y partícipes directos de cuanto se puede avanzar en pos del desarrollo económico y social del país cuando se trabaja con organización y disciplina”, expresó el dirigente partidista al compartir tan emotivos momentos con la tropa juvenil.  

DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS SOBRE EL RESTABLECIMIENTO DE LAS RELACIONES DIPLOMÁTICAS CON CUBA

Obama llamó al Congreso a que escuche al pueblo cubano y al pueblo estadounidense y a que tome medidas para levantar el embargo(bloqueo). Afirmó que los avances alcanzados demuestran que no tenemos que ser prisioneros del pasado
EL PRESIDENTE: Buenos días a todos. Por favor, tomen asiento.
Hace más de 54 años, en medio de la guerra fría, Estados Unidos cerró su embajada en La Habana. Hoy, puedo anunciar que Estados Unidos ha acordado restablecer formalmente sus relaciones diplomáticas con la República de Cuba, y volver a abrir embajadas en nuestros respectivos países. Se trata de un paso histórico en nuestros esfuerzos por normalizar las relaciones con el gobierno y el pueblo cubano y empezar un nuevo capítulo con nuestros vecinos de las Américas.
Cuando Estados Unidos cerró nuestra embajada en 1961, creo que nadie pensó que pasaría más de medio siglo antes de que se volviera a abrir. Después de todo, nuestras naciones están separadas por tan solo 90 millas, y hay lazos muy estrechos de familias y amigos entre nuestros pueblos. Pero ha habido diferencias de significancia profunda y real entre nuestros gobiernos y a veces nos dejamos atrapar por una cierta forma de hacer las cosas.
Para Estados Unidos eso significó aferrarse a una política que no funcionaba. En lugar de apoyar la democracia y las oportunidades para el pueblo cubano, con el paso del tiempo nuestros esfuerzos por aislar a Cuba, a pesar de las buenas intenciones, tuvieron un efecto opuesto — cimentando el statu quo y aislando a Estados Unidos de nuestros vecinos en este hemisferio. El progreso que logramos hoy es una prueba más de que no tenemos que ser prisioneros del pasado. Cuando algo no funciona podemos cambiarlo y lo cambiaremos.
El diciembre pasado, anuncié que Estados Unidos y Cuba habían decidido tomar medidas para normalizar nuestra relación. Como par­te de ese esfuerzo, el Presidente Raúl Castro y yo pedimos a nuestros equipos que negociaran el restablecimiento de las embajadas. Desde entonces, nuestro Depar­ta­mento de Estado ha trabajado ar­duamente con sus homólogos en Cuba para alcanzar ese objetivo. Y posteriormente este verano, el Se­cretario Kerry viajará a La Habana para izar formalmente y con orgullo la bandera estadounidense sobre la embajada una vez más.
Este acto no es meramente simbólico. Con este cambio, podremos aumentar considerablemente nues­tro contacto con el pueblo cubano. Ten­dremos más personal en nuestra embajada, y nuestros diplomáticos podrán participar de manera más extensa en toda la isla. Esto incluirá al gobierno cubano, la so­ciedad civil y los ciudadanos cubanos que buscan alcanzar una vida mejor.
Con respecto a los temas de interés común, como el antiterrorismo, la respuesta ante desastres y el de­sa­rrollo, encontraremos formas nue­vas de cooperar con Cuba. Y he dejado claro que también seguiremos teniendo diferencias muy se­rias. Que incluyen el apoyo duradero de Estados Unidos por los valores universales, como la libertad de expresión y asociación, y el acceso a la información. Y no dudaremos en protestar cuando veamos que se actúa de manera contradictoria a esos valores.
No obstante, creo con firmeza que la mejor forma que tiene Es­tados Unidos de apoyar nuestros valores es a través del compromiso. Por eso ya hemos tomado medidas para permitir más viajes, contacto interpersonal y lazos comerciales entre Estados Unidos y Cuba. Y seguiremos haciéndolo de aquí en adelante.
Desde diciembre ya hemos visto mucho entusiasmo hacia este nue­vo enfoque. Líderes a través de las Américas han demostrado su apo­yo por el cambio en nuestra política; lo escucharon ayer, cuando lo expresó la Presidenta Dilma Rou­sseff. Las encuestas de opinión pú­blica en los dos países revelan mu­cho apoyo por este compromiso. Un cubano dijo, “he estado preparado para esto toda mi vida”. Y otro dijo, “es como un trago de oxígeno”. Una maestra cubana dijo sencillamente: “somos vecinos. Aho­ra podemos ser amigos”.
Aquí en Estados Unidos, hemos visto el mismo entusiasmo. Hay estadounidenses que quieren viajar a Cuba y empresas que quieren invertir en Cuba.
Universidades de Es­tados Unidos que quieren asociarse con Cuba. Ante todo, hay estadounidenses que  quieren llegar a conocer a sus vecinos al sur. Y mediante ese compromiso, también podemos ayu­dar al pueblo cubano a mejorar sus propias vidas. Un cubano americano tenía la esperanza de “reunir a las familias y abrir las vías de comunicaciones”. Otro dijo simplemente: “no se puede mantener secuestrado el futuro de Cuba por lo que sucedió en el pasado”.
Y de esto se trata: una decisión entre el futuro y el pasado.
Los estadounidenses y los cubanos por igual están listos para avanzar. Considero que es hora de que el Congreso haga lo mismo. Le he pedido al Congreso que tome medidas para levantar el embargo que evita que los estadounidenses ha­gan negocios con Cuba. Ya hemos visto que miembros de ambos partidos han comenzado este trabajo. Al fin y al cabo, ¿por qué se iba a oponer Washington a la voluntad de su propio pueblo?
Sí, están quienes quieren dar marcha atrás al reloj y redoblar una política de aislamiento. Pero ya es más que hora de que nos demos cuenta de que este enfoque no funciona. Lleva cincuenta años sin funcionar. Cierra las puertas de Estados Unidos al futuro de Cuba y solo empeora las vidas del pueblo cubano.
Entonces me gustaría pedirle al Congreso que escuche al pueblo cubano. Que escuche al pueblo estadounidense. Que escuche las palabras de un cubano americano orgulloso, Carlos Gutiérrez, quien hace poco habló en contra de la política del pasado, diciendo: “Me pregunto si los cubanos que tienen que ponerse en fila durante horas bajo el sol ardiente de La Habana para conseguir las necesidades más básicas sienten que ese enfoque les ayuda”.
Por supuesto, nadie espera que Cuba se transforme de la noche a la mañana. Pero creo que el compromiso estadounidense —mediante nuestra embajada, nuestras empresas, y ante todo, nuestro pueblo— es la mejor manera de representar nuestros intereses y apoyar la de­mocracia y los derechos humanos. Una y otra vez, Estados Unidos ha demostrado que parte de nuestro liderazgo en el mundo se basa en nuestra capacidad de cambiar. Es lo que inspira al mundo a alcanzar algo mejor.
Hace un año tal vez habría parecido imposible que Estados Unidos tuviera una vez más su bandera y sus barras y estrellas volando sobre la embajada en La Habana. Así es el cambio.
En enero de 1961, el año en el que na­cí, cuando el Presidente Eisen­ho­wer anunció el fin de nuestras relaciones con Cuba, dijo: “espero y confío que en un futuro no muy lejano sea posible que la amistad histórica entre nosotros encuentre su reflejo en relaciones normales de todo tipo”. Bueno, ha tomado tiempo, pero considero que ha llegado la hora. Y que nos espera un futuro mejor.
Muchas gracias. Y quiero agradecer a algunos de mi equipo que trabajaron con diligencia para que esto suceda. Ellos están aquí. No siempre se les reconoce. Estamos muy orgullosos de ellos. Buen trabajo.


OBAMA PIDIÓ AL CONGRESO EL FIN DEL EMBARGO A CUBA: "NO FUNCIONÓ"

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama,anunció formalmente hoy en la Casa Blanca el restablecimiento de lasrelaciones diplomáticas plenas con Cuba, y pidió al Congreso estadounidense que ponga punto final al embargo vigente contra la isla.
En su discurso, que se pronunció al mismo tiempo en que el gobierno de Raúl Castro difundió unadeclaración oficial a través de Granma, Obama pidió por el fin del embargo comercial, que depende del Congreso de Estados Unidos, hoy dominado por los republicanos.
Obama instó hoy al Congreso de su país a que "escuche al pueblo cubano y al pueblo estadounidense" y empiece a trabajar para levantar el embargo sobre Cuba.
"Ciertamente no funcionó y no funcionó en los últimos 50 años. Hizo q la vida del pueblo cubano fuera peor", dijo Obama al respecto. "Cuando algo no está funcionando, podemos -y habrá- cambio", agregó.
BREAKING: Watch @POTUS announce that the U.S. has agreed to formally reestablish diplomatic relations with #Cuba. http://t.co/2lbPUTcuKz&- The White House (@WhiteHouse) julio 1, 2015
"Los estadounidenses y los cubanos estamos listos para seguir adelante. Creo que es tiempo para que el Congreso haga lo mismo", insistió.
En un discurso en la Casa Blanca, Obama dijo que se trataba de un "paso histórico" en la relación de los dos países, y adelantó que el secretario de Estado, John Kerry, viajará a La Habana en este verano boreal para izar la bandera estadounidense en la nueva embajada, que abrirá el próximo 20 de julio, según se supo hoy, después de más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.
"Somos vecinos, ahora podemos ser amigos", dijo Obama al anunciar el restablecimiento formal de las relaciones, rotas en 1961. "Nos queremos acercar a los vecinos del sur. Queremos aumentar la calidad de vida de los cubanos", dijo.
A falta de relaciones diplomáticas directas, Cuba y Estados Unidos mantienen actualmente sendas Secciones de Intereses que les permiten cumplir con servicios consulares y continuar las escasas relaciones bilaterales que mantenían hasta el acuerdo de diciembre, por ejemplo, en materia migratoria.
Su personal tiene, sin embargo, serias restricciones de acción y desplazamiento por el territorio.
La Sección de Intereses de Cuba en Washington se encuentra situada en el número 2630 de la calle 16, en un elegante edificio a escasa distancia y en línea recta de la Casa Blanca. Y la Sección de Interés de Estados Unidos en Washington se encuentra en el Malecón en La Habana.
Estados Unidos y Cuba rompieron sus relaciones en 1961, dos años después del triunfo de la revolución de Fidel Castro y tras la expropiación de empresas norteamericanas en la isla.
En 1977 Cuba recuperó el edificio como Sección de Intereses, bajo protección de Suiza, mientras que Estados Unidos abrió la suya en el Malecón en La Habana.
Estados Unidos impone desde 1962 un duro embargo comercial y económico a Cuba. Pese a los pasos de acercamiento dados por Obama, el embargo sigue en vigor y sólo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos

Agencias AFP, EFE y DPA.

El Papa Francisco visitará La Habana, Holguín y Santiago de Cuba


El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica iniciará su viaje apostólico, el sábado 19 de septiembre, en La Habana, donde el gobierno cubano y el pueblo capitalino le darán la más cordial bienvenida.
El Papa Francisco oficiará una misa en la Plaza de la Revolución “José Martí”. Foto: www.lavoz.com.ar
Las autoridades vaticanas, el gobierno cubano y la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba han acordado el programa para la visita que realizará el Papa Francisco a nuestro país, la cual tendrá lugar, como se había anunciado anteriormente, entre los días 19 y 22 de septiembre.
El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica iniciará su viaje apostólico, el sábado 19 de septiembre, en La Habana, donde el gobierno cubano y el pueblo capitalino le darán la más cordial bienvenida. Al día siguiente, oficiará una misa en la Plaza de la Revolución “José Martí”, realizará una visita de cortesía al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz,y se encontrará con sacerdotes, religiosas, religiosos y seminaristas en la Catedral de La Habana. También saludará a jóvenes en el Centro Cultural Félix Varela.
El lunes 21 de septiembre, se trasladará a Holguín, en cuya Plaza de la Revolución “Calixto García Iñiguez” oficiará una misa. Ese mismo día el Sumo Pontífice viajará a Santiago de Cuba, y el martes 22 celebrará una misa en la Basílica Menor del Santuario de la “Virgen de la Caridad del Cobre”, y saludará a familias cubanas que se encontrarán en la Catedral de esta ciudad.
Durante su visita, el Papa Francisco será acogido por el pueblo y el gobierno de Cuba con respeto, afecto y hospitalidad.
El propio 22 de septiembre, el Sumo Pontífice será despedido en la Ciudad Heroica por el pueblo santiaguero y las autoridades de nuestro país.