jueves, 4 de diciembre de 2014

EL APEGO A LA LEY Y LA PROFUNDIZACIÓN DE LA REFORMA

Despierta el interés de la opinión pública las medidas adoptadas por el XVIII Comité Central del Partido Comunista de Chi­na (PCCh) durante su cuarta sesión plenaria
 
Generalmente lo que sucede en China lla­ma la atención de todos. No solo porque el gi­gante asiático se ha convertido en una de las principales locomotoras de la economía internacional, sino porque su modelo de desarrollo es único en el planeta.
 
En días recientes se le ha prestado mucha atención a las medidas adoptadas por el XVIII Comité Central del Partido Comunista de Chi­na (PCCh) durante su cuarta sesión plenaria, que tuvo lugar en Beijing entre el 20 y el 23 de octubre.
El interés lo despertó principalmente el anuncio por parte del gobernante PCCh de un plan para “garantizar el Estado de derecho” en el país, o sea perfeccionar el sistema jurídico del socialismo con peculiaridades chinas con la Constitución como núcleo.
“Cabe señalar que las apelaciones al Estado de derecho no son nuevas en la política china. El concepto del imperio de la ley figura inserto en la propia Constitución desde 1999. Ahora bien, ciertamente es la primera vez que se avanza desde lo genérico a lo concreto, formulando ideas, conceptos y propuestas que pueden incidir a medio plazo en la plasmación de una nueva cultura política en el desarrollo del país”, escribió al respecto Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China.
 
Para la mayoría de los analistas, el valor de la medida radica en que contribuirá a crear un mejor ambiente legal para que China profundice su Reforma y apertura y proteja los logros económicos y sociales alcanzados en los últimos 35 años.
La profundización del Estado de derecho en la nación asiática crearía un ambiente de igualdad tanto para los empresarios e inversionistas chinos como para los extranjeros, reduciría los costos de operación del sector empresarial e incrementaría su eficiencia operativa.
 
La decisión también aceleraría las medidas anticorrupción impulsadas por el gobierno de Xi Jinping y ayudaría a modernizar la gobernanza de China. Asimismo, favorecería la justicia legal y aliviaría las tensiones sociales.
De acuerdo con un comunicado emitido tras la reunión de cuatro días, el objetivo general de la actual campaña del PCCh de impulsar integralmente la administración del país con arreglo a la ley es construir un “Estado de derecho socialista”.

Según trascendió, China garantizará el liderazgo del PCCh en este proceso y, para hacer realidad los propósitos estatales, “el país ha de ser gobernado en concordancia con la Cons­titución”.
“Gobernar mediante la ley exige conferirle a esta un valor clave a fin de reducir la discrecionalidad y la subjetividad en el ejercicio del po­der”, afirma Xulio Ríos, en un artículo pu­blica­do en el sitio Asiared.
 
En tanto, la Asamblea Popular Nacional (APN, máximo órgano legislativo) y su Comité Permanente deberán jugar un papel más efectivo a la hora de supervisar la implementación de la Constitución, indica el comunicado del PCCh, según cita la revista China Hoy.
A la vez, sostiene la publicación, se deberá establecer un mecanismo para revisar la legi­timidad de los principales procesos de toma de decisiones de los gobiernos” (en todos los ni­veles) y para garantizar que cada instancia responda por sus competencias y no se exceda ni interfiera en las competencias ajenas.
El documento del PCCh insta a los afiliados comunistas —alrededor de 80 millones— a que ayuden a promover el Estado de derecho y tengan la “fuerza de voluntad estratégica” pa­ra mantener un desarrollo económico sos­te­ni­ble y sano, mejorar el nivel de vida de la po­blación y eliminar los estilos de trabajo inde­seables.
Desde 1979 el modelo de desarrollo extensivo aplicado en China —que le permitió acumular un superávit de varios billones de dólares— descansaba en el fomento de la inversión extranjera y la exportación. El objetivo actual del PCCh es lograr un crecimiento más intensivo, con énfasis en las aplicaciones de la ciencia y la técnica en los procesos de producción y en la construcción de una civilización ecológica y sostenible para las futuras generaciones.
 
La profundización de la reforma china bus­ca redirigir su modelo de crecimiento hacia el consumo interno y reducir su dependencia del exterior, saldar deudas sociales y los efectos ne­gativos del acelerado crecimiento.
El PCCh enfatiza en que China fortalecerá la protección de los derechos humanos durante los procedimientos judiciales, así como ga­rantizará la práctica de “Un país, dos sistemas” (que se refiere a la convivencia en el país de po­líticas socialistas y capitalistas) y promoverá la reunificación nacional con arreglo a la ley.
 
Las medidas anunciadas en la cuarta sesión plenaria del XVIII Comité Central del PCCh es­tán en consonancia con los objetivos y principios nacionales, y vigorizan la imagen internacional del gigante asiático como un estado ca­da vez más moderno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario