sábado, 16 de agosto de 2014

LA GUERRA CIVIL DE 1948


     El 12 de marzo de 1948, en la comunidad de San Isidro de El General, don José Figueres Ferrer, encabezando lo que él denominó el Ejército de Liberación Nacional, inició la Guerra Civil, alegando que había que hacer respetar la pureza del sufragio, violentado según él, por la decisión del Congreso de la República al anular las elecciones nacionales de febrero de 1948.

         La guerra tuvo varios escenarios dentro del territorio nacional, pero básicamente se concentró en el Valle de El General, localizada a lo largo de la carretera Interamericana, El Tejar, Cartago.
         En el Ejército de Liberación Nacional, participaron activamente los simpatizantes del Partido Unión Nacional del señor Don Otilio Ulate Blanco, los miembros del Centro de Estudio de los Problemas Nacionales, y personas profundamente anticomunistas de mentalidad filo-fascista de origen alemán, además algunos centroamericanos que integraban lo que se denominó la Legión Caribe.
         Por otra parte, se conformaron las fuerzas caldero-comunistas.
         El papel del Ejército Nacional, fue en honor a la verdad histórica, realmente desteñido, sobre este particular nos señala el Ex-Presidente Lic. Teodoro Picado, "Los puestos militares se confiaban a los amigos del Presidente y su mejor título era la lealtad, pero salvo contadísimas excepciones no tenían preparación académica, y menos aún, la experiencia del campo de batalla, que es la que revela y aquilata la verdadera aptitud y la real eficiencia del soldado.  El ejército era ridiculamente pequeño:  no alcanzaba a trescientos hombres" (17).
         Don Arnoldo Ferreto Segura, fue nombrado por la Dirección del Partido Comunista, como su representante en el Estado Mayor, y al seno de ese organismo llevó las tesis y planteamientos de su organización política, pero aunque parezca contradictorio, siempre le saboteaban sus propuestas, y trataban los mismos aliados de no contribuir militarmente con los militantes del Partido Vanguardia Popular, el que más se empeñaba en ese propósito fue el señor René Picado, Ministro de Seguridad, hermano del señor Presidente de la República.
         La Guerra Civil finalizó, cuando se dio el diálogo entre don José Figueres Ferrer y Manuel Mora Valverde, en el lugar denominado Cerro de Ochomogo, ahí conversaron ampliamente y se pusieron de acuerdo en una serie de aspectos que pondrían fin al conflicto bélico.  Como Testigos de Honor, participaron únicamente, el Presbítero Benjamín Núñez Vargas acompañando al señor Figueres y el dirigente comunista Carlos Luis Fallas (Calufa) del lado del Lic.  Manuel Mora.  Los Acuerdos adoptados esa noche del 18 de abril de 1948, es lo que la historia conoce como el Pacto de Ochomogo.
         Esos acuerdos, fueron presentados al día siguiente al Cuerpo Diplomático, quien los avaló en todos sus términos, y es lo que se denomina Pacto de la Embajada de México, suscrito el 12 de abril de 1948, en la sede diplomática mexicana.
         Con esos acuerdos se le puso fin, a ese episodio histórico de la vida nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario